Sobre la adaptabilidad

El otro día tuve una conversación de las de hora y media al teléfono con la Jipi. Cada cierto tiempo, de manera cíclica tengo una de esas conversaciones con ella. Normalmente cada dos meses. Aunque yo sospecho que ella mantiene conversaciones de hora y media todos los días.
Volvimos a hablar de relaciones que puede ser un tema manido, pero al fin y al cabo la vida se resume en eso; RELACIONES.

Dejando sentimientos, emociones y hormonas de un lado, y tomando como referencia un punto de vista meramente científico, el ser humano busca una pareja porque habita en él un “gen egoísta” que le obliga a perpetuarse para mantenerse vigente por los milenios de los milenios, mutándose para sobrevivir; la ley del más fuerte. Volviendo a los sentimientos, emociones y hormonas, el ser humano busca una pareja porque es un ser social y porque, al menos en occidente, pero intuyo que también en oriente, las sociedades nos obligan a ello y qué demonios, a nadie, en el fondo con una educación de tipo estándar, no le gusta estar solo y aunque durante un tiempo le apetezca esa “soledad” por razones varias, es un tempus fugit
Esto es casi una verdad como un templo, pero ya se sabe que las chicas somos tontas y nunca lo reconoceremos en voz alta, si en petit comité, pero no de manera abierta en una conversación de ascensor.

Conozco a una chica que sí, que lo dice abiertamente, que no lo esconde, que busca el amor y que, quiere un novio.

Lo que al principio puede parecer un acto de valentía, en el fondo esconde sombras oscuras, porque ella busca un amor del tipo Disney, que no existe, lo que da lugar a muchas frustraciones. Si contará su historia, que no lo voy a hacer; se podría pensar que es una chica con suerte porque sin poseer cualidades, en un principio, que le hagan sobresalir del resto de chicas (pero si escarbas en la superficie te encuentras con un curriculum envidiable muy, muy por encima de la media) conoce y tiene citas con más chicos que la media.
Ella pone sus esperanzas en cada caballero que conoce pero todos se transforman en la misma rana verde. Quizás huelan sus ansias de mundo Disney, porque ella se entrega y, aquí está la clave de todo esto, ES ADAPTABLE.

Conozco a otra chica que le pasa exactamente igual pero el contrario, es adaptable y todos, absolutamente todos los chicos que conoce empatizan con ella de una manera sobrenatural. El caso, es que aunque no parezca una princesa a la que hay que rescatar, porque da el aspecto y yo además se que es una chica fuerte, en el fondo la soledad la aterra.

Mi Jipi y yo, que aunque opuestas normalmente nos salen las mismas teorías conspirativas, lo cual nos hace pensar en QUE TENEMOS RAZÓN (porque si somos diferentes y llegamos a las mismas conclusiones, eso es una axioma y punto), llegamos a la conclusión de que la clave del éxito en el mundo del ligue estaba en la adaptabilidad, como Penélope Cruz.

Pero esa es un arma de doble filo, porque antes o después nuestro auténtico yo sale a flote y al final la historia puede terminar en:
“No te creas que te voy a responder a cada mensaje, ni que te voy a devolver la llamadas, que NO ES POR TI, ES POR MI, que NO me quiero ENAMORAR DE Ti y mucho menos HACERTE DAÑO”


Vamos, una patada en toda regla y encima dando las gracias por considerado y atisbando luz, cuando se encuentre a sí mismo. Vamos, que ya se sabe: “Si no te llama, si no se acuesta contigo es que NO LE INTERESAS”. (Esto es fácil de decir cuando es paja ajena, que cuando es viga propia no lo quieres ver. Lo digo por experiencia porque ahí está mi hemeroteca y otra que no he escrito pero que también está ¡ay tonta, tonta!)

Varias personas llegando a las mismas conclusiones llegan a verdades que muchas veces no nos gustan pero que quizás debamos escuchar muy atentamente.




4 comentarios:

Audrey dijo...

Grandes verdades las que se dicen en este post.
Yo creo que nos educan con la idea de que tarde o temprano, deberíamos tener pareja.. las cosas cambiarían muchísimo si nos educaran para afrontar con valentía la soledad. En mi caso no me da miedo ninguno, y creo que en parte es por eso que o yo no me quedo con cualquier chico o ellos me ven "demasiado" segura de mi misma.

En fin.. salió un reportaje sobre la búsqueda de la media naranja en el suplemento de La Vanguardia, que te recomiendo leer ;)

Un besazo!!!!

Leonor de Parma dijo...

Estoy de acuerdo en que somos seres sociables y necesitamos relacionarnos,
pero esto no implica la necesidad de tener pareja, y mucho menos que sea estable.
Cada individuo vive envuelto en sus circunstancias,y a partir de ellas desarrolla un estilo de vida.

Es una suerte encontrar una persona y recorrer la vida acompañada.Pero no es una desgracia no tenerla.

Y en cualquier caso, más vale sola que mal acompañada.
Te lo dice Leo, que lleva un montón de años casada con su novio de toda la vida(desde los 16 años),y le sigue queriendo no como el primer dia, sino muchísimo más, hasta el infinito y más allá, jajaja...,
me rio pero va completamente en serio.

Wed* dijo...

Audrey:
Me he pasado por tu blog y entiendo de lo que me hablas.
Quizás a pesar de todo, la entrada deja muchos cabos sueltos. Yo no estoy a favor de la adaptabilidad, es más lo señalo porque muchas veces no entendemos como alguien que a priori no es un "pibon", "ligue un montón" y es todo porque pierden su esencia, su naturalidad porque se adaptan a a otra persona de una manera desesperada... yo en ese caso también prefiero la soledad

Wed* dijo...

Leonor, que bien verte por aqui!!!
Mi entrada es a raiz de una serie de entradas en la que venía a decir que los hombres son seres incomprensibles y las mujeres tontas de manual. Todo con sentido del humor. pero no, no estoy a favor de juntarse porque si y porque la sociedad impera. Un beso

 

Me leen...