PLAYBOY NEOCONSERVADURISTA. Los limites de lo erótico

Se supone que Playboy es una revista erótica (no vamos a llamarla porno, en esos temas, tengo oído que en el quiosco se encuentran cosas más obvias). Con sus playmates recauchutadas en portada, oxigenadas y con cara de tonta de Arkansas.
La portada de este mes de Playboy Francia, es Lily Cole. Lily Cole es una modelo británica, pelirroja, musa de la primera película como director de Marilyn Manson (y creo ya que sobran las palabras). Mide 1’80 y tiene cara de bebe gigante. No es de una belleza dulce e inocente capaz de despertar oscuros deseos en hombres tipo Nabokov. Puede parecer inocente. E incluso dulce. Pero da muy mal rollo.
Aparece fotografiada con coletas abrazada a un peluche tan grandón como ella. Da todavía más mal rollo.
El Playboy francés es pretencioso. Pretencioso como todas las revistas francesas que pretenden revestir de los adjetivos “chic” y “savoir faire” todo lo que hacen.
Con ver la portada tengo suficiente, me aterraría ver el editorial completo porque creo, tendría pesadillas durante años. El caso es que me hace preguntar a tipo de hombre hetero u homo, o que tipo de mujer hetero u homo despierta instintos semejante imagen.
Supongo que el erotismo es algo complejo y que no esta universalmente estandarizado. Depende de factores individuales y culturales.
El último tango en París” es considerada la mayor representación del cine erótico. Miles de españolitos corrieron a Francia con alevosía y nocturnidad, medio ocultos, para poder verla. Causo revuelo en el mundo, pero en España por su contenido y obviedad estaba prohibida. Yo la vi el año pasado y me pareció ridícula. Es más, me quede dormida. Lenta, aburrida y soporífera. Si a mi no me lo parece pero lo es, quizás lo de Lily lo sea, aunque a mi no me lo parezca.
Las revistas femeninas de moda (sobre todo las francesas por aquello de que son pretenciosas) utilizan códigos del erotismo masculino constantemente. Se sabe que hay un alto porcentaje de hombres heterosexuales que compran este tipo de revistas y quizás estas imágenes vayan dirigidas a este publico. Pero este tipo de imágenes gustan a hombres y a mujeres por igual (no lo digo por decir, me baso en la potestad que me otorga haberme leído miles de comentarios en foros de moda), y no es por la ropa, porque en estos prima la ausencia de ella. Pasa lo mismo con el calendario Pirelli. Gusta a hombres porque es un calendario de chicas. Pero no es un calendario de cabina de camión, es sutil, tiene “savoir faire”, es chic, es muy pretencioso. Por eso gusta también a las mujeres. Las mujeres que aparecen en él, en la mayoría de los casos, están vestidas. Muchos editoriales y campañas de moda utilizan en mayor grado la desnudez que el Pirelli, pero aún así representa el alto grado de lo erótico.
Uno de los editoriales de moda mejor considerados de este año, fue uno publicado en el Vogue Hommes Internacional, en su edición de primavera, “In love”. Los protagonistas eran el español Andrés Velencoso y Daria Werbowy, en la playa retozando. Se supone que es un edito de vaqueros. Se supone. Porque no es sutil, es obvio. Las imágenes son muy bellas y fotografiadas con muchísimo gusto. Pero son más dignas Playboy que de Vogue.
El caso es, que si en Playboy sale la Cole, que hasta ahora era la musa de los editoriales bizarros y fantásticos y en Vogue una Daría explosiva con un Andrés aún más explosivo, ¿En que momento se han cambiado las tornas? ¿Es todo sexo como pregonaba Tom Ford y Helmut Newton? ¿o como estamos en crisis y sobre nuestras cabezas flota el neoconservadurismo todo, hasta las revistas de hombres, se han suavizado?
La respuesta está en los ojos del que mira.










4 comentarios:

Señor Quinquillero dijo...

Colega, a mí esa peli si me gustó. Me gusta la idea de piso vacio, Marlon Brando y la música que me parece preciosa. Y la escena del tango también. Aunque reconozco que el resto es un poco aburrido.

Un saludo .

Wednesday dijo...

Iba a poner lo que dijiste del parrus de Lily Cole pero me paricio un poco fuerte!!! jaja

Un beso

Privalia dijo...

Lily Cole!!:D
Debe parecer una Blyte gigante!!
un saludo , hemos descubierto tu blog y nos ha fascinado!
y Tu ya conoces Privalia?
Besos*

Holly Golightly dijo...

A mí estas mujeres disfrazadas de niña me dan mal rollo.

En todos los sentidos...

Será eso de la puerilización de la sociedad o yo no lo entiendo...

Lo que pasa es que luego saca Armani a dos nenitas tailandesas en Armani Junios y dicen ¿a ver si está diciendo algo del turismo sexual?

Pero esto pfffff... esto sí que es erótico.

Yo si soy hombre y veo a eso en mi casa y me cojo y me voy. Si puedo, por el susto...

Un beso

 

Me leen...