DE FIESTA EN FIESTA

El próximo jueves, son las fiestas de la que era mi facultad. San Lucas no es mi patrón, mi patrona es Santa Apolonia, pero como pertenezco al club de los hermanos pobres, pues es tontería celebrarlo a parte. 180 personas, que es el número total de alumnos entre las cinco clases, no tienen poder de convocatoria y sólo daríamos pena. Así que como además de hermanos pobres somos muy listos, pues celebramos San Lucas y el día de la nuestra no se va a clase y se cierra la clínica. Estamos a todo.
Como decía, el jueves es la primera fiesta del año. Como al final no me voy a la capital del reino, porque es grande y gris y yo soy todavía pequeña, pues iré a la fiesta de mi facultad, que no de mi carrera, auque ya no me toque.
Desde que empecé la universidad, estas fiestas han marcado el de venir del resto del curso. Un preludio de lo que me esperaría. Muchas cosas han cambiado desde Octubre del 2003, pero la esencia es la misma.

PRIMERO: “Diez razones para odiarte”
En un ataque de sinceridad, diré que no quería ir. Pero si no iba, me convertiría en la rarita, así que fui. Fui en chándal. Creo que para ir cómoda. Creo que fue la última vez en mi vida que me puse chándal para algo que no estuviera relacionado con el deporte.
Allí estaba yo, en un complejo deportivo al aire libre, rodeada de desconocidos con motivos amarillo, de gente disfrazada y de JA, MG y ZF, que eran tan novatas como yo.
MG y yo conocimos a un chico con el que estuvimos hablando tres horas. Estudiaba biología pero estaba de infiltrado. En aquel entonces era perfecto para mi, tan perfecto que su película favorita era “Diez razones para odiarte”… Este chico sigue estudiando biología y lleva tres años viviendo con su novio y su perro
A pesar de toparme con el segundo de mis gays (creo que hubo uno antes, y creo que aún no ha salido del armario, pero todo se andará). Aquello no fue el drama que me imagine antes de ir. Es más me divertí. Es más, me gusto.
SEGUNDO: “Under the bridge”
Llovía. Llovía muchísimo. Llovió todo el día. Llovió. Llovió y llovió. Tanto que en seis horas creo que no me moví de mi sitio debajo del puente por varías razones:
- Si me iba de allí, me mojaba
- Si me iba de allí, me quitaban el sitio
- No me podía ir porque debido al barrizal formado, mis pies estaban incrustados en el suelo.
Recuerdo poco más porque la lluvia lo empaña todo. Lo único un médico de ojos verdes y una chica morena que querían ir a Grecia. De aquel médico (creo) que nunca más se supo, de la chica sí. Lo que me hace pensar que en realidad sus ojos no eran verdes…
TERCERO: “El año de la rata”
Finalmente, aquello me gustaba y fue el primer año que me disfracé. De ratita, con orejas y colita. ¡Lo que dio de si la colita!
Cambio de lugar, lluvia y barrizal, que es lo típico. Primer disfraz y primer año que MdO y yo decidimos ir de por libres. Vigilando en la distancia a B, que parecía estar hablándose con una, vigilando a objetivos facultativos, vigilando a extrafacultativos.
CUARTO: “Piratas del Caribe”
Iba de hada versión primera. Con alas y varita. Iba concediendo deseos a la gente. Una chica me pidió, literalmente, que sacará “La zorra que llevaba dentro” y lo hice. Media hora más tarde estaba dándolo todo. Yo ojiplática. Ella ojiplatica. El aún ojiplático.
Aquel año MdO y yo fuimos más “outsiders” que nunca. Durante todo el día estuvimos ella, yo y culito. Pululando. Aunque fui más outsider que nadie. A las diez de la mañana ya no tenía ni un hilo de voz, por lo que llevaba un cartelito que ponía “No es que sea borde, no puedo hablar, no tengo voz”. Como yo era una hada la mar de graciosa, la gente me miraba, ladeaba la cabeza y me decía “Ohh! Mírala, que mona!”
Estuve sin poder hablar nada, nada, de nada tres días. Al final fui a urgencias y tuve un subidon de azúcar que hizo el resto.
QUINTO: “Extraño pero bonito”
Hada versión segunda. Perfeccionada con tutú y boa de plumas rosas. No me quite la boa en todo el día.Extraño porque hizo sol, T (que me cae fatal) vendía en la barra, JA y yo sacándonos fotos con AP que hacía años que no lo veíamos, RV de payasa sincerándose, las chicas de mi clase (que son ya muy mayores porque están trabajando) vendieron casi hasta las bragas, tres chicas y un chico al lado de la puerta y varias niñas (y un niño) detrás del chico del pelo brillante que no hizo caso a ninguna.
En mi último año aprendí que el alcohol era muy malo. No porque Esculapio vomitara fosforito durante tres horas, sino porque el chico luminoso, a día de hoy no recuerda quien es la rubia.

11 comentarios:

Vitote dijo...

Qué mítico aquel año "Under the bridge", recuerdo que había un charco enorme en medio y vayas isletas cercanas en las que se arremolinaba la gente peleando por no morir ahogados. Recuerdo que aquel año cuando llegué a casa estaba de barro hasta la cintura¿ cómo me dejaban entrar en los bares?

A cuidarse

Holly Golightly dijo...

Qué divertida tienes que ser ¬¬

Un beso señorita

Wednesday dijo...

Ains Vitote, que año aquel!!! que cantidad de gente que se cayó de culo en aquel charco, memorable!!
Por cierto FELICIDADES que se que has sido tio!!!

Holly no te creas... jaja. un beso

Holly Golightly dijo...

Uy que no...

Me has picado con lo de las fotos, y yo no soy cotilla. Puede parecerlo pero en absoluto. ;)

Ejem. Signorina yo tengo una boa de plumas rosas como esa por una caja de mi casa rodante que no se cómo acabé llevando una nochevieja y de la que hay testimonio gráfico pero que no pongo en ningún sitio ni muestro a nadie porque iba yo a esas horas de la noche contenta y salgo en todas las fotos con unas caras impresionantes.

Lo de contenta es metafórico sobre todo porque fue el año pasado cuando me rompí la pierna, la llevaba escayolada y me tocó subir a un sexto con el ascensor estropeado y con muletas para llegar allí.

A la dichosa fiesta y se les ocurrió regalarme la boa para hacerme parecer contenta.

Este año me tienen que regalar el doble de cosas los reyes que las del año pasado no cuentan por la pierna dichosa...

Un beso ;)

Nebulina dijo...

Este será mi tercer San Lucas y aún no ha habido nada excesivamente memorable. Tendré 7 así a la bobada asíq eu a ver que pasa.
Un besazo!

Wednesday dijo...

Holly, tu historia de la pierna rota me suena, ¿me lo habré soñado? (que cosas jaja)

Nebulina yo he hecho un resumen, resumidisimo porque siempre el día me da para todo el curso... en fin. Quiero ir, pero no se porque desde ayer creo que no debería, tengo un mal runrun

Di dijo...

¿Y eso de las fiestas de disfraces?

Wednesday dijo...

No es exactamente una fiesta de disfraces.
Son las fiestas de la Facultad de Medicina de Salamanca.
Es un botellon continuado en varios lugares... pero diferente.
Al principio solo estan en la facultad los alumnos de Medicina y Odontología se pintan las batas y esas cosas.
Luego se va a un lugar habilitado leeeejos de la ciudad para no molestar.
Por la tarde (a partir de las 16 mas o menos) por las zonas normales de salir. Que se llenan mas que cualquier noche y te dejan entrar lleves las pintasque lleves...jaja

Wednesday dijo...

Ahhh!!! y normalmente te disfrazas... cuanto mas veterano eres, menos miedo al rídiculo y más elaborado es el disfraz!
A que si Victor? jaja

Di dijo...

Gracias por la aclaración ;)

Señor Quinquillero dijo...

Yo soy muy fino y estas fiestas de adolescentes me dan angustia :) :)

Un saludo, chata.

 

Me leen...