Economía de Moda


Entiendo. Tú crees que esto no tiene nada que ver contigo.vas a tu armario y seleccionas… no sé, ese jersey azul deforme porque intentas decirle al mundo que te tomas demasiado en serio como para preocuparte por lo que te pondrás, pero lo que no sabes es que ese jersey no es sólo azul, no es turquesa, ni es marino, en realidad es cerúleo. Tampoco eres consciente del hecho de que en 2002 Óscar de la Renta presentó una colección de vestidos cerúleos y luego creo que fue, Yves Saint Laurent el que presentó chaquetas militares cerúleas. Y luego el azul cerúleo apareció en las colecciones de ocho diseñadores distintos; y después se filtró a los grandes almacenes; y luego fue a parar hasta una deprimente tienda de ropa a precios asequibles, donde tú, sin duda, lo rescataste de alguna cesta de ofertas. No obstante, ese azul representa millones de dólares, y muchos puestos de trabajo, y resulta cómico, que creas que elegiste algo que te exime de la industria de la moda, cuando, de hecho, llevas un jersey que fue seleccionado para ti, por personas como nosotros entre un montón de cosas"

 Miranda Priestly, “El Diablo viste de Prada”

"A menudo tengo la impresión de que la moda asusta a mucha gente y como les da miedo la critican.  Creo que los que denigran nuestro mundo suelen sentirse, en cierto modo, excluidos de él, y por eso se burlan.  No porque te guste llevar un vestido de Carolina Herrera o un vaquero de J Brand, en vez de algún básico de supermercado, eres estúpido.  En la moda hay algo que, a veces, pone a la gente muy nerviosa." 


 Anna Wintour, "The September Issue"



Las frases que encabezan esta entrada son bien conocidas por todos los que frecuentan los blogs de cualquier tipo de moda. Una es de Anna Wintour y la otra de su alterego  ficticio Miranda Priestly y ambas resumen a la perfección al mundo de la moda y la visión que desde fuera tienen aquellos que se consideran al margen.

La semana pasada mi yo virtual tuvo dos altercados a cuenta del concepto moda y sus circunstancias. Como muchas veces me he quejado, cansa mucho el que a alguien que le gusta y sabe de moda se le tache de superficial y de esnob. Acá la frase de la Wintour real. Si te gusta la pintura, los toros, los Beatles o el punto de cruz hasta el extremo de saberlo todo (o casi) sobre TU tema aunque te dediques a otra cosa, se respeta, incluidos los toros, porque el ansia de conocimiento sobre lo que sea, en esta sociedad híper informada al segundo pero tan vacía de auténtico conocimiento propio (¿Les recuerdo que Belén Esteban es portada de Interview y que muy probablemente el número se agote?) todavía se elogia, pero si este campo es la moda, directamente eres imbécil. Se te juzga erróneamente por alabar una colección de Jil Sander, creyendo el juez que tú por creer que Jil Sander tiene más calidad en sus camisetas básicas que Mango, les vas a juzgar por llevar esa camiseta de Mango. Los primeros en juzgar superficialmente son ellos. Eres esnob por gustarte la moda, la moda denominada cara, el mundo del lujo, pero no lo eres si te gusta la F1 que es el lujo de los coches, porque al fin y al cabo es un deporte ¿no? Y el deporte dignifica.  Los primeros superficiales son ellos por no saber ni querer profundidad en el resto de cualidades e intereses que te definen como persona.

Y acá la frase del Diablo. Para el público que consume moda, tendencias y estilo de vida, nivel usuario, para aquellos que no son juzgados como esnobs porque les interesa más saber combinar una paleta de colores y tienen un presupuesto casi fijo para Zara al mes (no lo critico yo también estoy interesada en ese aspecto y soy una gran consumidora de moda) pero que realmente poco o nada les importa porqué llevan ese color y no otro, Anna Wintour es una tirana oculta bajo unas gafas negras que no deja que sus redactoras pasen de una talla 0. La reina de las esnobs. Lo que es Anna Wintour es la CEO de una empresa que mueve millones. Y no me refiero a Vogue. 

Anna Wintour, si, es esa mujer que elige que foto se imprime y cual se desecha, pero también esa mujer que se reúne con proveedores de telas y con minoristas para poder interceder entre ambos y que el producto llegue a las tiendas y que en muchos casos ayuda a abaratar costes de producción que luego se sienten en el bolsillo del comprardor. Anna Wintour es esa mujer que llama a la senadora K.Gillibrand a su despacho para hablar de aranceles (¿Les recuerdo que la crisis mundial que vivimos se desató apenas un par de años después de que los acuerdos con China en materia de aranceles se modificaran en USA y Europa? China ese país que produce cafeteras, tornillos y también ropa) Anna respalda proyectos que ayuden a los jóvenes creadores a lanzar su firma (Thakoon, Phillp Lim pero antes Narciso Rodríguez, Proenza Schouler) gente que va a vivir de esto y que dará trabajo a otras personas. Una vez se habla de números al nivel que maneja Wintour, números que se escapan a los necesarios y pedidos por su revista ya no hablamos de moda, hablamos de economía.

Hace ya unos años ella apoyó y fomentó la “Fashion Night Out” en las principales capitales mundiales. En aquel momento el mundo estaba en regresión económica y si bien las firmas de lujo crecían  en los llamados mercados emergentes, en el viejo mundo los números estaban en una longitud de onda inferior al rojo. No sólo el lujo, también las cadenas de medio coste y las pequeñas tiendas multimarca que dan de comer a una y en el mejor de los casos a dos familias. Pues bien, hace dos semanas en mi pequeña ciudad castellana alejadísima del cuatro de Times Squared, se celebró una pequeña “Fashion Night Out” para que las tiendas que no son Inditex pudieran vender algo en esta aciaga temporada. Y fue un éxito. Pocas de las personas que ese día aquí se compraron un vestido de descuento y se comieron un canapé sabían de la existencia de Wintour. El concepto “azul cerúleo”.

La moda intenta crear arte para vender sueños que se trasforman en números que cotizan en los mercados, que estimulan el PIB del país donde ese esnobismo se transforma en una tela cortada con la que alguien se vestirá. Es algo más que la logomanía y el life style es una industria potente que compite al lado de farmacéuticas y constructoras en las bolsas. Si la moda sólo fuera lo bello y superfluo, si sólo fuera arte, Lacroix seguiría diseñando. Pero no se queden tampoco con los billetes verdes y las largas colas de rebajas para poseer la última tendencia muerta porque en el poliedro que es la moda, también hay sitio para la filosofía, la sociología, el filantropismo y la política.


Pinchad para leer artículos relacionados en las frases subrayadas. 


22 comentarios:

Mar dijo...

Que bueno el post, Wed! Me encanta lo que escribes.

Un beso!

Wed* dijo...

"Agradecida y emocionadaaaa"

Di dijo...

Brava!

Lucía Be dijo...

No hagas caso de altercados virtuales que enredan y no dan más de sí. Pero el tema me gusta, interesa y preocupa. El hecho de trabajar en moda me ha convertido en objeto de burla de enjutos abogados, perroflautas y empresarios de moqueta y relumbrón. No acaban de entender que su pasotismo es otra forma de entrar en el mundo de la moda, del que ellos mismos forman parte. ¿Frivolidad una industria que mueve millones y cotiza las cotas más altas en bolsa? Ay Wed, sigue instruyendo al mundo!!!! jajajaja!!

Y tranqui, que paxarito no será blandito, sino un enfant terrible instruido en música de la güena... y moda!!

Nils dijo...

Muy acertado todo lo que has escrito. Yo, tras leer la cita de Wintour, también me pregunto qué es ese no sé qué del mundo de la moda que pone nerviosa a la gente.

Minervisima dijo...

Chapó!!

S&S dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
S&S dijo...

Hola Wed, después de leer tu entrada pienso que una cosa no quita la otra, puedes amar la moda y al mismo tiempo pensar que es algo frívolo. Seguramente la gente que critica la moda tiene muchas veces razón y no pasa nada. La Wintour no es dios, es sólo una profesional muy exigente y con un ojo increíble para el negocio de la moda. De la peli The September issue, recuerdo una escena en la que la mesa de redacción se parte de risa con el rollo pluma que se llevará esa temporada y que saca en la portada Sienna Miller. Al final, la frivolidad puede mover mucho dinero, y el dinero es lo que mueve el mundo. Otra cosa es que disfrutes con las cosas buenas, y si puedes permitírtelas, genial. No creo que eso pueda discutirlo nadie, cada uno se deja el dinero donde le apetece. Un saludo, me encanta leerte. S&S

Wed* dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Lucia me imagino que no ha sido ni es fácil y sobre todo por dejar un trabajo "de carrera" para jugar a las "manualidades", pero ¡Mira al final que es lo que trae las lentejas! Tu sigue así!

S&S, es verdad que la moda tiene una parte frívola muy expuesta que otros ámbitos comerciales no lo tienen, pero yo lo que quiero hacer ver es que al final es un negocio muy potente del que vive mucha gente y eso a la mayoría se le olvida. Gracias por tu comentario :)

Alphonse Doré et Noir dijo...

Si te soy sincero, cuando he visto el principio he pensado: No, otra vez esto no. Pero debo decir que los has relacionado estupendamente. Con sentido, objetividad y un buen punto de vista económico (que tanta gente olvida).

Sólo puedo decir que entiendo que la gente piense que la moda es una industria frívola, y es que no hay más que ver a sus representantes o a sus supuesto entendidos.

Wed* dijo...

Alphonse ¡¡Cómo iba yo a caer en clichés!!, (broma). La verdad es que si, si ves a los representantes y expertos y sus tics y bobadas te entran ganas de exterminio masivo...

mycutebride.blogspot.com.es dijo...

Supongo que la gente tiene miedo del mundo de la moda de la misma forma que se tiene miedo de algo que crees que te va a controlar.
Personalmente, reconozco que aunque me gusta muchísimo el mundo de la moda suelo guiarme por la máxima "no lo necesito, luego no lo compro", que en el tiempo en que vivimos es bastante útil. Quizás si mi sueldo tuviera un 0 más tendría un presupuesto mensual destinado a Inditex y derivados, pero no es así.
http://www.mycutebride.blogspot.com.es/

Wed* dijo...

Mycutebride, lo del presupuesto destinado a Inditex es una especie de hipérbole por así decirlo. Quiero decir que a todas las chicas (y chicos) que compran todos los meses un tiendas low cost (entre las que me incluyo todos los meses suele caer algo) como compran en tiendas "baratas" no son tachad@s ni de esnobs, ni de elitistas, y aunque en muchos casos si de superficiales, no en la misma medida que alguien qaue por ejemplo (y esto me ha pasado a mi) comenta en un foro en la sección dedicada a la prensa internacional de moda, desfiles y demás, aunque no pueda (como es mi caso) consumir esos productos.

Por desgracia, a mi me da la sensación de que en la red, hay muchas chicas q tienen una partida de su presupuesto dedicada a Inditex aunque si querer...

Elisa dijo...

Me llama la atención la comparación entre la moda y el deporte, sobre todo con Wintour de por medio. La verdad es que creo que ambos se rigen por reglas muy similares en materia económica. Mueven masas con la misma ilusión y destreza: quién gana la fórmula 1 o quién se viste de qué manera...
El tema de la superficialidad que comentas me resulta muy gracioso. Ahora con la Eurocopa, por ejemplo, se ve a una serie de señores con la bandera a modo de falda y las caras pintadas y todo es muy digno y pleno y alegre... ¿está eso muy lejos de lo que puede ser vestirse para una ocasión o disfrutar de un desfile?

Personalmente... creo que hay que pasar de juicios bobos. Al final lo que importa es tener un buen ojo, disfrutar con lo que te atrae (sea lo que sea).

:)

Mad Enkar dijo...

Querida Wed*, me declaro fan incondicional suya. Por todos los lados ;) Pero me gustaría ser un poco coñazo y decir que ¿el azul celúreo no es el celeste de toa la vida de Dios?
Bueno, pues te voy a dedicar una cancioncilla por el twitter para que te vuelvas un poco loca, ya que es Sábado,...

pia dijo...

la moda es superflua, pero tambien lo es el interiorismo, la gastronomia, el turismo, el deporte... y quien querria vivir en un mundo sin belleza, sin creatividad, sin diversión y sin aventura???
yo desde luego no!
me ha encantado tu post!

Maquiyonkis dijo...

Qué guay. Vuelvo de vacaciones pero veo que has vuelto a escribir en el blog. Una buena noticia. Creí que te había descubierto cuando ya te habías ido. Fan.

Wed* dijo...

Muchas gracias por vuestros últimos comentarios!!!


y de momento aqui sigo... muy poco... pero sigo

Álvaro dijo...

Muy buen post, Wintour me da como miedito. http://universovarietes.blogspot.com.es/2012/07/matryoshka.html

ELEGANCIA EN VERTICAL dijo...

Interesantísimo una vez más, Wed*. eres un punto de luz en esta sociedad vulgar que tacha de superficial lo que, valga ala redundancia, la mayor parte del vulgo no comprende.

La moda, desde la revolución industrial, es una gran industria que mueve millones, no sólo de euros sino de puestos de trabajo y que agiliza los mercados.

Actualmente el sector del lujo no está bien en España, pero porque no le supimos poner remedio a tiempo, como a tantas otras cosas de la crisis.

Un abrazo, Wed* y encantada de leerte de nuevo.

Yania - Mi vida en sueños dijo...

Me ha encantado este post! ;)


¿Conoces mi blog? Te gustaría conocerlo? Me encantaría! ;) Un besito linda!
mividaensuenos.blogspot.com

Hustle and Bustle dijo...

Ole, ole y ole. Qué maravilla de post.

 

Me leen...