Tiempo de futuro verano

He vuelto a la chaqueta de cuero fina y el foulard. Y estamos a 11 de Junio. Este tiempo más propio de finales de Abril que de Junio no me gusta. Siempre he sido más del invierno, del capa sobre capa, de los abrigos y las botas, pero este año necesito sol, calor y olvidarme de las medias tupidas; y de las tropical de Calcedonia también, para que negarlo.






Necesito que termine Junio. Por varias razones. La primera es que los de todos los findes de este mes que son cinco (y ya han pasado dos) sólo voy a ver una vez a *: el próximo finde y en su casa. Y cuando digo en su casa no me refiero a su piso de emancipado, me refiero a la casa de su madre. Los dos últimos fines de semana que hemos pasado juntos han sido en casa de su madre, es lo que tiene que el novio sea de familia extensa de apellido compuesto: hay mucho evento de canapé y tacón.  Estos eventos forman parte de el ser novia de alguien y lo hago encantada, en serio, aunque últimamente me queje demasiado. Me gustan los eventos, me encanta ponerme el tacón, el carmín e ir a celebrar lo que sea, en mi época universitaria fui la reina de las invitadas a las graduaciones y eso que estas suelen ser un tostón, pero eran y son un buen motivo para una vestirse de domingo, normalmente un sábado y alegrarse por alguien, pero ver a tu novio de evento en evento sin poder estar un rato relajados y solos no me gusta y por motivos que no vienen al caso a él menos.

La verdad, este fin de semana sólo le acompaño porque sino hasta Julio no nos vemos, pero no me apetece ni un poco, ni una miaja un evento “familiar”, ni por desempolvar mi maravilloso Stella McCartney blanco. Su familia me trata fenomenal, como una más, me hacen sentir integrada y aquí para mi radica mi problema fundamental. Soy la hija única, sobrina única, prima única y nieta pequeña de mi tradicional familia de nueve. Tradicional porque en mi familia se presentan contrarios cuando ya la cosa es seria. No por el pecado judeo-católico que eso está superado, sino porque a las personas como dice mi madre se les coge cariño y querer y dejar de querer a alguien cada siete meses es difícil, más cuando normalmente el que le empieces a querer y tengas que dejar de hacerlo no es por una decisión propia (en caso de unos padre, tíos y abuelos, claro). Me gusta mucho ser la novia del mi novio pero no estoy preparada para ser familia de su familia.




El segundo motivo de querer que termine Junio, es que las vacaciones de verano estarán más cerca. El novio y yo nos vamos a Croacia. Una semana. Y me siento culpable. Y está vez si es debida a mi educación judeo-católica. Me acaban de terminar de arreglar el piso. Si, ese del que hable aquí hace más o menos un año. Ahora toca amueblarlo que es lo divertido (tercer motivo por el que quiero que termine Junio. En Julio supongo, tendré ya cocina y vestidor) pero eso supone un gasto y si tenemos en cuenta que el negocio va bien pero que ahora entran los meses flojos, gastarme el dinero en unas vacaciones me hace sentir como si-viviera-por-encima-de-mis-posibilidades (manido término) y tener remordimientos de conciencia y el martillo incandescente de Thor sobre  mi nuca. Aún así el novio y yo nos merecemos unas vacaciones en un lugar con llamadas caras e imposibilidad de uso de skype.






El cuarto motivo por el que quiero que termine Junio es por el que se alimenta mis carencias emocionales derivadas de el primer motivo y mi conciencia judeo-católica, el uno de Julio empiezan las rebajas y yo quiero muchas cosas. Más gastos, más martillo de Thor, peor me siento, pero mentiría si no lo contara y hoy estoy vestida de sincera.



Si miro para atrás Junio siempre ha sido el peor mes del año, mes de exámenes y notas, de irme al pueblo, de agobios con calor, de piscina frustrada, de despedidas  y de depilación. Junio nunca me ha gustado y este año no es distinto. 


Las fotos son de Corinne Day, que siempre hace un verano melancólico y relajado.


11 comentarios:

Madi dijo...

A mí eso del NOVIO me lo tienes que contarrrrrr. Yo también quiero que acabe junio...aunque no me hace gracia lo de empezar mis 27. Ánimo, cuando das el paso de ser familia de su familia...tómatelo como una amistad para largo...sin agobios. Yo fui a la primera boda de la familia de marío a los 7 meses de empezar...vamos para 9 años (aunque hiciéramos descanso, jurjur)

Wed* dijo...

AY QUERIDA. Llevamos 2 años y medio, un finde carrera, un MIR, una elección de residencia, guardias, mi negocio, mis padres, sus padres... jajaja.

Un día te mando un mail porque tengo dos teléfonos tuyos y no sé cual es el de verdad. jajaja

Sinprisa dijo...

Vamos por partes: te preocupan cosas que son absolutamente normales, y que de no inquietarte te harían ser una irresponable!

Seguro que has echado cuentas y te puedes permitir las vacaciones, así que disfrútalas sin sentimiento de culpa. Que llegarán las vacas flacas y por diversos motivos no podrás ir a ningún lado (en mi caso, una niña pequeña, y no sólo por el gasto, sino el trastorno que supone viajar con ella o irte al otro aldo del Atlántico y dejarla con los abuelos).
Las rebajas son otra cosa, ahí tendrás que evaluar seriamente si puedes gastar dinero, por más ganas que tengas.. Mejor actuar con cabeza y tener dinero ahorrado, para las cosas verdaderamente importantes. Y te lo dice alguien que carece de fuerza de voluntad. Pero he cambiado de casa este año, y aunque la casa prácticamente amueblada, hay muchas cosas que adquirir y tengo que cortarme con mis pequeños caprichos. Mejor unas cortinas que un bolso nuevo, o mejor muebles de jardín que zapatos caros. Qué le vamos a hacer....

Lo de la distancia lo llevo bien, imagino que por obligación. Mi trabajo y el de mi marido nos ha mantenido a distancia desde novios. En algunas épocas hemos vivido juntos, y en otras seprados. Y hemos pasado meses (no semanas) sin poder vernos. Lo más duro fue con la niña recién nacida, pero es lo que hay. si quieres comodidad, búscate un novio en tu ciudad. Si no, solo queda adaptarse e intentar tener vida propia sin que él esté, y disfrutar cada momento, juntos o por separado.

El tema familiar es mucho más complicado... Me llevo mal (mejor dicho, no me llevo) con mi familia política. Son aburridos hasta decir basta, y opuestos en todo a mi familia política. Cualquier consejo que te de en ese campo va a ser para mal!!


A mi junio sí me ha gustado de siempre. Llega el sol, el calor, los días de playa, el terminar el curso con la sensación de haber hecho un buen trabajo, los días largos, tardes perezosas, vestidos y sandalias,... No sé, me gusta
el tema familiar es otra cosa

Wed* dijo...

Ay Sinpri, no cambio al novio por nada del mundo! La distancia no se me hace nada pesada, además tampoco es tanta, más o menos conseguimos vernos todas las semanas, aunque sea una tarde o una tarde y una noche, o un día entero. Me quejo de vicio lo sé... Jaja

Sinprisa dijo...

Pues nada mujer, si tan claro lo tienes hayq eu apechugar con la distancia y la familia política!! Dos cosas complicadas de manejar.

Y disfruta de las vacaciones, ¡sin preocupaciones!

El mundo de Emily dijo...

No sabes cuánto te entiendo..!!! yo me fustigo con la mentalidad judeo -cristiana.... soy de terror....!!! quiero comprarme mucha ropa en las rebajas, pero no puedo, quiero irme de viaje, pero no puedo. Y no puedo porque esta educación de ser responsable me ahoga. En fin, que si te sirve de algo: te entiendo.

Wed* dijo...

Si, me consuela. Porque así no soy "rara"... mi conciencia y yo, a veces me alegro de tenerla, muchas veces no.

Maika Perez dijo...

Muero por conocer a Mr*, sin conocerlo ya nos gusta

Wed* dijo...

Es más majo

Bionda dijo...

La parte de "coger cariño a alguien y luego tener que dejar de quererle", es una frase muy de madres, la mía también la dice y por eso comparto tu situación de no estar preparada para ser "familia de.." es un tostón (mayormente por ese aspecto) pero tú ponte el taconazo y tus mejores galas y al ataque!

Wed* dijo...

Si fuera EB colgaría una foto... jajaja.

Yo la "frase de madre" la entiendo y comparto (es que soy una antigua)

 

Me leen...