Pilati y la crónica de una muerte anunciada.

En Octubre de 2004 decía Suzy Menkes a propósito del primer desfile de Stefano Pilati para Yves Saint Laurent, que si tras el paso de Tom Ford por ella con sus penas y glorias y ahora con Pilati, no era hora de que los consultores de la marca definieran los códigos de la firma y elaboraran una estrategia. Lanzaba la pregunta de si tan difícil era ver en un desfile de Yves Saint Laurent sin el maestro, una propuesta centrada en las chaquetas esmoquin y safari dándoles un corte nuevo en telas renovada en lugar de inventar una nueva imagen para “Les Jeunes Filles en Fleurs”.


Ni que decir tiene que a Suzy el primer desfile de Pilati no le gustó nada: “Lo que a priori parecía una buena idea, dar un alma proustiana a la colección, se había convertido en un despropósito de volantes y merengues de gasa (…) Vestidos de cóctel bien acabados en su parte delantera, convertían a las modelos en polluelos en un desfile de Pascua con pompones en los zapatos”. Cathy Horyn y el WWD tampoco fueron muy benevolentes con él.


Crónica de una muerte anunciada


Desde entonces, Pilati ha ido dando palos de ciego y su puesto en YSL ha sido cuestionado todas las temporadas. Si bien es verdad que aupó las ventas y que contaba con el buen ver tanto del maestro como de Pierre Bergé, no conseguía ni números astronómicos (habría que preguntar a esos consultores vendedores de yogures que es un buen número en moda para ellos), ni criticas brillantes á la Prada, ni que las más It murieran por Saint Laurent como lo hacían por Balmain.



Entre 2004 y 2008 aguantó bastante bien ya que el otro foco donde se posaban todos los ojos era Gucci, la otra hija huérfana de Tom Ford, y esta, entre las colecciones copia del maestro bajo el lápiz de Alessandra Facchinetti y ser el libro de inspiración de Blanco y Pinkie tenía bastante y era mucho peor, pero los números eran decentes y las It, musas de todo los choni en versión deluxe muchas veces, ayudaban a disimular el despropósito.

En 2008 se estrenó “The September Issue”. En la primera escena se ve a Anna Wintour en el estudio de Pilati dispuesta a ver las propuestas de este para la nueva temporada de invierno. Empieza mal Pilati cuando comienza disculpándose ante Anna diciendo que esta temporada era dura para él, como si supiera antes de enseñarle nada, que Anna iba a odiar la colección. A pesar de ser una buena colección en cuanto a corte y detalles, era integra negra y Anna pasó de Stefano, hasta el punto de ser descortés, grosera y maleducada. Aunque el montaje final del documental corrió a cargo del director, nada en lo que relaciona a Vogue y Anna es aleatorio y fortuito. Pilati sentenciado y Siena Miler desde entonces, no es ya ni It, ni icono ni nada. No es casualidad.


Proverbial la pregunta lanzada al aire por Menkes en 2004 ¿No hay nadie que reinterprete dignamente la chaqueta? Porque al pensar en la futura estética que el presunto sucesor, Slimane le insuflará a YSL, a todo el mundo viene la cabeza, chaquetas de esmoquin envueltas en minimalismo. Aburrido y actual, pero que bien y cuanto vendería hoy Tom Ford en la casa del maestro, sucedió todo, antes de tiempo.


FOTOS: Diferentes looks icónicos de Tom Ford para YSL publicados en Vogue USA y Paris

EDITADO: Si pincháis antes del entrecomillado de la frase de Suzy, aparece la página donde está su critica de 2004

7 comentarios:

Mar dijo...

Pues a mi me encantaba Pilati. Creo que hizo colecciones maravillosas. Slimante también me gusta, así que ya veremos.

Besos!

Wed* dijo...

Ay Mar! Mia es la frase de "Cómo me gustaría que me gustase Pilati, pero no me gusta"

Para mi era ropa sin alma

Di dijo...

No estoy de acuerdo. Pilati supo respetar el legado de YSL sin dejar nunca de hacer ropa para la mujer de hoy.
Ha tenido colecciones mejores y peores (como todos) pero en mi opinión el nivel es altísimo y el problema parece que residía más en su forma de ser que en su ropa.

Ahora todas las empresas quieren diseñadores "marca" y él no lo es ni tiene la intención de serlo. A todos esos se los están cargando poco a poco. Eso o los vuelven locos para que se tengan que ir de cabeza a un psiquiátrico.

Empieza a dar un poco de miedo todo.

Wed* dijo...

Pero su puesto siempre estaba en la cuerda floja, ¿cuantas veces hemos oído que prescindían de sus servicios? Y la critica, después ya se vino a bien con él, pero al principio se cebaron a base de bien (iba a enlazar la página dónde estaba colgadas todas las criticas de aquella colección y no lo he hecho, voy a ello)

Wed* dijo...

De todas formas Pilati me desconcierta, tan dandy en la pasarela, tan locaza con Olivier Zahm... jaja

ELEGANCIA EN VERTICAL dijo...

Yo también voy adefender a Pilati. Hubo colecciones buenas y con espíritu YSL. Él mismo lo encarna cuando viste su chaqueta de esmoquin con slippers de sello bordado. En mi opinión, personifica mejor la figura del maestro que Tom Ford.

La esencia de todo es: ¿Hay que diseñar por gusto, como sucede con el arte, o para facturar millones?

Un abrazo.

mamaartista dijo...

Genial tu blog! te sigo desde ya... un saludo desde mamaartista.blogspot.com

L+

 

Me leen...