Songs about Jeans

Me encantaría ser una erudita de la música de esas que colecciona vinilos de grupos de los setenta y se saben quién influyó en que artista que es considerado una influencia para los que lideran hoy las listas de iTunes. Pero no. Yo soy de andar por casa. Y como soy de andar por casa no me avergüenza reconocer que mis tres discos favoritos, a los que vuelvo una y otra vez aunque pasen los años son, y no por este orden: el MTV Unplugged de Bryan Adams, “What´s the story (morning glory)” de Oasis, “Crush” de Bon Jovi y  “Songs about Jane” de Maroon 5. Peor sería que me gustasen las radio fórmulas actuales o el falso indie español tan de masas (españolas) como “El canto del Loco”.


De los cuatro álbumes que he mencionado el que más he escuchado sin lugar a dudas es “Songs about Jane” único CD que tengo de Maroon 5, teniendo por el contrario en mi estantería, la discografia entera de los otros tres artistas. Incluso tengo el Unplugged de Bryan Admas grabado en una cinta de 90 minutos que me niego a tirar porque esa fue mi adolescencia. Ahora con Spotify tienes todo de todos  y cuenta menos porque tener un original de un artista en un soporte físico que no virtual, dice cuanto te gustaba y lo que ha representado en un momento dado.  Y más cuando como a mí, crees que las letras te hablan. Mucho tiempo me habló “Sweetest goodbye” hasta el extremo de colgar la letra traducida en el corcho de mi cuarto. Como el que cuelga un gran poema.  Aunque esta confesión me pone a la altura de los que subrayan frases de Paulo Coelho, o peor, de los que se las creen.


“Songs about Jane” se llama así porque todas las canciones están inspiradas en una novia que tuvo Adam Levine. Recuerdo haber dicho un montón de veces que la tal Jane se merecía al menos un pisito por ello. Sabiendo la historia del título y fijándome en las pintas y maneras  de rompecorazones californiano de serie de la CW de Levine, me imaginaba a Jane como una Kelly Taylor del dos mil  que se tiraba de los pelos todas las noches por haber dejado escapar a semejante hombre. Que será un machista y un chulo (de mierda) pero es uno de esos HOMBRES.

Me equivoque. La ex Jane de Levine,  es Jane Herman Bishop una chica que a priori poco tiene que ver con una Kelly Taylor de la vida o con un Ángel de Victoria´s  Secrets aunque si es una chica de moda. Nacida en Los Ángeles se mudó a Nueva York para estudiar en la universidad (meses antes dejó a Adam y él ese día escribió “This Love”) se convirtió en redactora de Vogue, trabajo que dejó para ser consultora de diseño en GAP. Actualmente es escritora freelance  para vogue.com y el New York Times y es co-fundadora de “Jeanstories”, una especie de Rommy and the bunnies dedicada a los obsesionados por los vaqueros como ella, donde la gente, de moda o no, cuenta sus filias con esta prenda, se cuelgan noticias y se enlaza a tiendas donde puedes comprar las prendas que se ven en las fotos y de las que hablan.


Más cerca de un estilo effortless chic parisino que de un estilo californiano o neoyorkino, nada tiene que ver con las modelos rubias de piernas largas, y lo confieso, he tenido un girl crush  leyendo su entrevista y viendo su casa en Refinery29.

Ahora ya me explico porque mi obsesión por ese disco. No creo que se tire de los pelos por Levine.






2 comentarios:

Anita Patata Frita dijo...

Me flipan tus post, eso es así. Esa web de adictos al vaquero lleva mi nombre!

Madi dijo...

Si te pregunto antes... encuentro la respuesta por aquí! jajaja. Bryan es también mi adolescencia. Y Roy Orbison (no negaré que durante 5 meses tuve obsesión con las Spice cuando tenía 12 años... me gustaron cuando llegaba a mi tele un canal londinense... cuando se convirtieron en masa, yo pasé a ser la rara que las detestaba). Creo que te tengo que pasar nombres. Y no me seas tan purista, spotify es la reostia. Busca Eisley, creo que te va a gustar.

 

Me leen...