Retales de felicidad





El día más feliz de mi vida fue un día de Septiembre del 2007.

No hubo ningún acontecimiento especial, pero ese día es sin duda el día más feliz de mi vida.


Recuerdo además, donde estaba y con quien en el momento en el que me di cuenta. Serían las 4 de la mañana y estábamos en la penúltima discoteca de la Gran Vía de esta ciudad: mi Jipi, mi amiga la que salva vidas y la de que todos se enamoran con su penúltima conquista (que nos conquistó a todas) y al otro lado del teléfono la que vivía en África.


Había tequila, que me bebí sólo yo, y eso que no bebo, y gominolas y sonaba Alaska. Hacía calor y empezaba mi último año de carrera y en ese momento era plenamente feliz por todo lo que tenía y por todo lo que me esperaba. Fue una noche mágica y cuando pienso porque las quiero, pienso en aquella noche, en aquel momento, en la discoteca vacía, con aquel chico que nos miraba y se reía porque no entendía por qué llorábamos de pura alegría. No estaba sola, pero allí no estaba, pero yo era feliz.



Desde entonces recuerdo más momentos de felicidad con ellas y con las de aquí, pero no hubo un momento en el que me sintiera plena hasta una mañana de mar gris y nuboso que entre sollozos por teléfono me di cuenta que estaba llena. No estaban ellas, pero él allí si estaba.



3 comentarios:

My Little Frame dijo...

Acabo de descubrir tu blog y he de decir que me encanta, muy inspiracional! Gracias!

Besos
Natalia

http://mylittleframe.blogspot.com/

snow_white dijo...

te tienes que pasar por este blog.

http://misacuerdosydesacuerdos.blogspot.com/

Alma dijo...

Yo también acabo de descubrirlo y a partir de ahora te seguiré, si tienes tiempo te invito al mío...: )
http://elvestidordealma.blogspot.com

 

Me leen...