El foulard de Lacroix




La (des)ventaja de ser de provincias es que los precios de las prendas de las tiendas multimarca donde se venden grandes firmas (ejeeeeem), no bajan nunca.
Hay una tienda de una tal Henar que tiene la geta de poner “Saldos al 50%”, a prendas de cuando yo hice selectividad. Se que son de aquel entonces porque en Julio de 2003, cuando me matriculé en la carrera, mi madre me compró en aquella tienda una preciosa falda de vuelo negra. Por aquel entonces ya existía el burro de “Saldos al 50%” con las mismas prenda que hoy. Te puedes encontrar allí bailarinas de Missoni a 200 euros o tops de Miriam Ocáriz a 150 euros. ¡Y con un par, eh! ¡Y sin despeinarse! Mezclados con, como decirlo finamente, prendas multicolores de largos raros de Jocomomola y pantalones vaqueros de tiros y anchuras pasadas de MissSixty (a 70 euros y te lo siguen metiendo como chollazo).


Digo todo esto aunque pretendía hablar de otra cosa, porque estoy cansadísima de las dependientas petardas de estas tiendas que se creen lo más de mambo por trabajar en esas ellas y encima, se creen que saben muchísimo de moda y de tendencias. Estoy hartiiiita de la palabra tendencia, porque cuando una dependienta listilla de estas que te perdonan la vida por entrar en su boutique de grandes firmas, te dice que algo es tendencia esa tendencia murió hace dos años. Esas miradas desafiantes, esas sonrisillas de medio lado complacientes que insinúa “Compra, compra, que se que no tienes dinero para pagarlo”



¡Y tu que sabrás! La última vez que entre en la tienda de la tal Henar, fue la única vez que me hicieron la ola por entrar. Entre adrede. Entre adrede porque me terminaba yo de comprar una bailarinas de Missoni y pensé “Vamos a darnos un garbeo a ver que pasa”. Y lo que pasó fue que al entrar a la dependienta flipada que se cree dueña, se le hizo el culo Pepsi creyendo que compraría. Si, la muy idiota que me había tratado de pobre cateta durante siete años de repente me trataba como si fuera su mejor amiga. Tras toquetear todas las prendas de grandes firmas y no probarme nada me suelta: “Me encantan tus bailarinas, son de temporada ¿te las cogiste en la tienda de arriba?” a lo cual yo le dije: “No, no me las he cogido en la tienda de arriba, me las he comprado por internet por un tercio de lo que vosotras las vendéis porque son de hace dos temporadas”. Y me fui. Y no volví. Si, lo hice por aparentar totalmente, ¿y? (hoy voy de chula, ya me darñan en la cara con la amno vuelta)



Efectivamente ellas, en la tienda de arriba, las vendían a casi 300 euros y a mi me costaron 71 euros (6 euros de gastos de envío).
Lo mismo sucede con un foulard de seda de Lacroix que venden en una tienda vecina. Lleva allí cuatro años a 285 euros y nunca baja de precio. Y es maravilloso. Y es carísimo. Así que como, por motivos varios vuelvo a estar “ahorrando” (ver entrada de Junio de 2009) me he dedicado a buscar foulares de Lacroix a precios razonables. Continúo con la búsqueda…



En mi búsqueda, he encontrado un millón de fotos y bocetos de vestidos y objetos diseñados por él. Vestidos maravillosos y pinturas que son mejores que muchas obras de arte moderno. Es una pena que por culpa del dinero, de las ventas y de demás parafernalia, se siga subvencionando talentos cuestionables como el de Alexander Wang y el de Lacroix haya caído en el olvido.








La primera foto que ilustra esta entrada es él previo a un desfile en el año 1992, el resto son bocetos e ilustraciones para libros y exposiciones. Por cierto que el boceto del traje negro sobre una maniquí pelirroja es Sonia Rykiel, se lo dibujó e hizo realidad para el desfile-homenaje de la diseñadora.

Rebuscando en su mundo mágico bizarro me he topado con mucho arte hecho tela. De todos, me quedo con este del invierno de 2008.


3 comentarios:

Shopaholic dijo...

Uf! y seguro que qué bien te quedaste!! esto es algo que me molesta mucho, pero que sólo pasa en España! arggg... en cualquier otra parte da igual que no lleves el último bolso colgando del brazo, se te trata como debe ser... Pero tienes razón, mucha dependienta con ínfulas y aburrimiento...

PD1. De los escaparates de Loewe esta Navidad se ha encargado Gary Card.
PD2. Qué chulos los bocetos que has encontrado.

Un beso!

Wednesday dijo...

Gary Card??????? Investigaré.
Gracias Shopa!

un beso

Cuatrojos dijo...

me encantan toodas las ilustraciones.son una pasada.

 

Me leen...