ADICCIONES


Cuando sea mayor y vaya al psicoanalista, (todavía no tengo lo mío tan desarrollado como para tener ya uno) se lo va a pasar pipa.
Estaba yo esta mañana viendo como la reencarnación charra de “Manolo y Benito”, me arreglaban una pequeña fuga en mi piso (que, a todo esto, llevo cuatro meses y medio viviendo aquí y ya he tenido tres plagas de hormigas, la cisterna del inodoro rota y una fuga en las tuberías del agua de la calefacción; no se que será lo próximo) cuando embobada empecé a pensar en mis adicciones.
Que nadie me pregunte como viendo como me ponían mi coqueto piso echo un Cristo, mi cabeza llego a pensar en adicciones. Esta es una de las razones por las que mi psicoanalista se lo pasará pipa; soy impredecible, voy de una cosa a la otra sin un nexo aparente (esto mismito me lo dijo ayer un test de la Marie Claire, pero yo ya lo sabía).

A mi las adicciones comunes (tabaco, alcohol, drogas, ejercicio, sexo, compras…) no me van nada. Yo tengo las mías propias, que según como se mire son más o menos dañinas. Algunas son comunes a miles de mortales y otras son estupidas, pero uno no elige a que ser adicto, es la adicción la que busca a uno.
Soy adicta a las listas y por lo tanto tengo (escrita) una lista de adicciones, así el día que toque este tema con mi ya nombrado psicoanalista (tema segundo, el primero supongo será, mis traumas) todo será más fácil y podrá decirme que lo mío es perfectamente normal, que no me crea tan especial, que soy del montón a la baja y que deje de molestarle con mis tonterías. Entonces me remitirá a un cura que me escuchará por tan sólo la voluntad.
LISTA DOS: LAS ADICCIONES DE W*
1. Café. Si, si, si. Lo se. Esta es de lo más común.
Recuerdo la primera vez que tome café en serio. Estaba en segundo de bachillerato y tenía un importante examen de Biología. Estaba cansada y se me ocurrió tomar café. Mi madre por aquel entonces no llegaba a casa hasta las 18.00 p.m. así que aproveche que estaba sola y me tome un café bien encalcadito. Cuando mi maáma llego a casa, me encontró histérica llorando desconsolada agarrada al libro de biología, moviéndome de adelante hacia atrás al compás del llanto, a punto de colgarme de la araña del salón cual chita. Ella pensó que eran los nervios del exam, y me dio una tila triple (yo en bachillerato me hice adicta a la tila y una era aguita de flores, necesitaba ya para efecto placebo al menos tres bolsitas), a la media hora, estaba feliz, me reía por todo y tenía la mirada ida. Estaba colocada.
Yo le digo a los adictos a las drogas, que si quieren emociones fuertes se tomen un café cargaó y una buena tila encima y luego que me cuenten la experiencia.
2. Chocolate. Da igual la hora del día, siempre es buen momento para chocolate. Siempre. SIEMPRE. Si em pre. Y si no lo tengo lo paso mal. Y hago cosas raras. Como cuando fui a Cuba y estuve seis días sin chocolate (matas un gato y ya eres “matagatos”, pero, no era yo, era el MONO).
3. Rimel. Si, ¿y qué? No salgo a la calle sin él. Ni a comprar el pan. Ni a por el correo. A nada. Incluso si planeo estar en casa mucho rato, me ducho y me lo pongo. Prefiero ir sin bragas que sin rimel. Es que, hasta veo borroso si no lo llevo.
4. Té americano.
5. Las gomas del pelo.
6. Las galletas relieve marca Carrefour.
7. Listas. Ya lo he dicho. No se porque, si en el fondo soy desordenada, un auténtico caos, pero me encanta organizar y catalogar y etiquetar.
8. Braguitas. Esto es difícil de explicar desde un punto de vista lógico y racional. Creo que más tiene que ver con el fetichismo. Quizás Freud piense que soy una degenerada, pero él, era el presidente por pensar esas cosas… así que…
9. Revistas. Buf! Las devoro. La sensación de esperar una portada, verla, sentirte decepcionada (sobre todo con Vogue USA), comprar la revista, quitarle el plástico, ojearla y… querer otra! Y mira que ahora estamos en crisis y no debería gastarme el dinero en chorradas que puedo leer en Thefashionspot (alguien me puede explicar para que vale este foro a parte de para robar?), pero no puedo, necesito el papel lleno de publicidad y ese olor y acumularlas, una sobre otra y verlas en serio dos años después que es cuando yo disfruto de verdad una revista.
10. La Radio. Es para alimentar al viejo que llevo dentro (el que es calvo y lleva tacones), me duermo escuchando los deportes y me levanto con “El líder”. No veo las noticias, pero soy adicta a las tertulias políticas, no me importan el color, pero si la variedad de opiniones. Me gusta saber, y sobre todo, me gustan las personas que saben (también soy adicta a ellas)
11. La colonia de Chloé. Huele a limpio.
12. Los pijamas. Es como en “City of Angels”, también es con lo que me quedo de la vida.
13. Las reflexiones lapidarias. Aquí dos ejemplos:
Antes de Ayer: Café del “Corrillo”. JmE (precumple) y servidora:
- W*: “Vic a eso, también lo llama “estar en paro””
- JmE: Pues como “estas en el paro”, tendrás que apuntarte a cursos o buscar empleo permanente; pero eso si, así, ya no puedes estar…. - pausa de reflexión - … hombre, luego están las ETTs que son lo equivalente a los “…” y sólo van los desesperados".
Ayer: Café “Colonial”. RV (mirándome con sus enormes ojos) y servidora:
- RV: “Es que es como cuando has tenido un día horrible, y estas muy cansada, y hace mucho frio y estás con tu manta en el sofá y son las 00.30 y te das cuenta, que tienes que salir a la terraza a tender la ropa… pues esa es la pereza que a mi me da, ¿Me entiendes?".
TOTALMENTE

FOTOS: Tim Walker

6 comentarios:

Holly Golightly dijo...

Nunca he tendido la ropa ahora que me doy cuenta...

Yo adicción a la Coca Cola probablemente

Y además creo que pronto me haré un tatuaje pero no lo digas a nadie. :P

Un beso

Di dijo...

Compartirmos algunas (bastantes) adicciones, y hasta que lo he leido no me había planteado que lo fueran.

Y yo tampoco tengo las típicas...

Lady B dijo...

Siempre he pensado en mis manías y/o pequeñas adicciones como algo muy particular, al ser tan poco obvias. Pero como en tu caso, sería un tema para un post.

Comparto contigo la obsesión-adicción por las revistas, y mi manía es tenerlas en cuanto salen en los kioskos, y entonces sólo echar un vistazo MUY genérico al contenido y al cabo de un mes, o dos, o más leerlas...raro, verdad??

B-esos
http://mundoladyb.blogspot.com/

Vitote dijo...

Café Café Café, sólo y denso, que casi se mastique de puro concentrado.

Y la radio es una bendición, yo me levanto con Franzino que el pobre es algo seco pero esque Herrera es superior a mis fuerzas, y si necesito cabrearme, tomo mi ración de Fede. Antes escuchaba "El tirachinas" para dormir, pero desde que no padezco de insomnio caigo como un tronco.

RV es una experta en eso de la pereza, debería de hacer la tesis doctoral sobre ello.

A cuidarse

Wednesday dijo...

- Holly ¿como no vas a haber tendido la ropa nunca? jaja. No te pierdes nada... Solo eres adicta a la Coca Cola? No me lo creo... hmm

- Di, es que muchas veces no somos conscientes de a lo que somos adictos, tengo una amiga que es alos bastoncillos de las orejas!!!

- B. La culpa las tienen las colecciones resort, te lo digo yo. jajaja.

- Vitote. RV es genial. Solo café? seguro? jaja


Un beso para todos (a repartir que estamos en crisis)

Vitote dijo...

Si es irlandés mucho mejor.


A irlandesizarse

 

Me leen...