La Crisis


La culpa de la crisis es de todos y no voy a hablar de macroeconomía, que de eso somos marionetas en la cuerda del amor o en la cuerda del Bilderberg. Esto lo venía yo pensando desde hacía tiempo pero el programa del domingo sobre la educación en Finlandia que emitió La Sexta me ha dado para muchas reflexiones. Si la educación en España está como está no esculpa sólo de los programas educativos elaborados de manera partidista por los distintos gobiernos nacionales y regionales (que lo es) es también nuestra, de todos nosotros. Vamos a ver, ¿Cuántos de nosotros en la universidad a la hora de elegir créditos de libre elección, hemos optado por coger asignaturas que nos formaran y culturizaran en otros campos de la vida, por duras que fueran en vez de asignaturas de relleno para “pasar” y “completar”? Pocos por no decir ninguno. Yo la primera, que convalide créditos por cosas, digamos, la mar de variopintas. ¿Cuántos estudiábamos las asignaturas por la gracia de aprender, en vez de por la gracia de aprobar y sacar nota? Porque una cosa es estudiar a conciencia algo porque te gusta y quieres aprender y otra muy distinta estudiar los apuntes sesgados que te da un profesor poco reciclado, preguntas de test que se repiten hasta el infinito y apartados que siempre caen. ¿Cuántos de nosotros, generación mejor formada de la historia de España, llegamos a casa y nos enganchamos a “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” antes que ponernos a actualizarnos un poco en nuestro campo de trabajo? Aquí no escondo la mano. Yo soy la primera que no he hecho ni hago nada de eso. Me culpa.

Un mes antes de terminar la carrera, mi socia y yo teníamos una compañera de clase que al sol de Mayo en el césped del campus nos confesó a ambas y a mi amiga MdO, que ella por menos de 2000 euros al mes no iba a trabajar. En ese instante le dijimos que quien se creía (2008 primeros coletazos de esta nuestra crisis) pero también es verdad que MdO y yo solíamos bromear ante una napolitana de chocolate con  Coca Cola, del coche que nos íbamos a comprar al terminar la facultad. No era un coche cualquiera, era el coche que una compañera unos años mayor, se había comprado a los pocos meses de empezar a trabajar. Porque amigos míos hubo un tiempo en el que compañeros míos de profesión se embolsaban esa cantidad siendo novatos. Y los demás nos lo quisimos creer. ¿Y eso es culpa de Bárcenas o Amy Martin? No, es nuestra, que vivíamos en un mundo de ponis de purpurina con mucha titulitis y poca formación real. Y en el fondo de nuestro ser lo sabíamos y lo sabemos. Porque la formación no es sólo cuantos títulos poseas sino también cuanta cultura tengas y eso cursa por libre. A día de hoy esa chica no ha olido aún 2000 euros todos juntos y MdO y yo no tenemos coche.

Nos falta esfuerzo y sacrificio y nos sobra postureo. Y tampoco hablo de ahorro. Que cada cual con su dinero haga lo que crea. No tengo Facebook pero a veces mi socia me presta el suyo para mirar a través del ojo de la cerradura, y ¿qué veo? Veo quejas de la crisis, veo paro y también veo muchos viajes, ropa, cenas y fiestas. Es verdad que no nos vamos a encerrar en casa a llorar el poder adquisitivo perdido,  y a contar el número de garbanzos que tocamos por cabeza, pero a la vez que nos quejamos de estar caninos queremos seguir subiendo a un tren que va más rápido. Una vez más yo la primera, cuyo historial de visitas a Yoox me convierte en VIP, pero es algún momento tenemos que parar y saber que en el tiempo que nos está tocando vivir no lo podemos tener todo y que a veces no hace falta dinero para conseguir algo sino esfuerzo y renuncia.

Envidio a esas personas que les da tiempo a todo. Yo salgo del negocio (y no salgo muy tarde) me voy a casa y ni actualizo el blog y todo por pereza que a veces ni cansancio. He analizado a la gente que llega a todo y precisamente la pereza no les caracteriza. No podemos cambiar nada sino empezamos por nosotros. No podemos exigir legalidad si nosotros no somos legales. No podemos exigir educación de calidad, sanidad de calidad y una calidad de vida nórdica si nosotros no nos esforzamos y ponemos nuestro granito de arena.

La crisis en España es global, va con el carácter, del que tanto presumimos. Tan bueno para la mayoría de las cosas, un lastre para otras. Eliminar lo malo no significa prescindir de lo bueno. 

14 comentarios:

ELEGANCIA EN VERTICAL dijo...

En primer lugar, decirte que es un auténtico placer leerte de nuevo.

En segundo lugar, que comparto tu visión de la, tan manida, crisis. A muy pocas personas les he visto u oído expresarse así. Es muy fácil, como siempre, señalar con el dedo a prójimo, bien sea político o vecino.

Yo sólo tengo una amiga de esas personas que llegan a todo y más y tengo que reconocer que, además de muy inteligente, es quizá la persona más laboriosa y organizada que conozco.

Hay que elegir entre la silla de trabajo o el sofá, un libro o la tele, visitar páginas interesantes en la web o engancharse a Facebook... Y la pereza es una tentación que nos puede muchas veces.

Rompo una lanza en mi favor contando que yo sí opté por asignaturas interesantes y culturales en mi carrera, pero de eso hace ya algún tiempo. Entonces era de las que llegaba a todo, pero esto es un hábito que se ha de conservar con esfuerzo diario.

Un abrazo, Wed*.



Miss Primark dijo...

Pues esta vez no estoy de acuerdo, Wed.

Frente a la voracidad de los bancos, la corrupción, despilfarro e incompetencia de los políticos, poco podríamos haber hecho tú y yo.

Mi parte, la he cumplido. Vivo y he vivido ajustada a mis posibilidades. En la vida he pedido un crédito ni he comprado por encima de mis posibilidades, así que a mi que no me mire nadie.

Es cierto que me he esforzado lo justo y que a los estudios probablemente no le habré dedicado más del 50% de mi capacidad. Pero, sinceramente, la vida es muy corta para estar sufriendo, yo prefiero vivir cómoda y apaciblemente.

En mis 45 años, he reflexionado a ratos y he llegado a la conclusión de que lo mejor que podemos hacer con nuestra vida es ser felices el mayor tiempo posible. Si tuviese hijos, además de mandarlos a la escuela a aprender a leer y sumar, intentaría que en casa comprendieran que sin dinero se puede vivir pero sin felicidad, no.

En fin, que no sé si me he explicado.

Anita Patata Frita dijo...

Comparto muuuuchos de tus puntos, pero muchos, que te lo den todo hecho es genial y si los problemas se los echamos a otros mejor, y el choriceo y la vagancia está tanto en las altas esferas como en nuestro vecino de escalera.

Wed* dijo...

Te has explicado perfectamente. Y voy a la segunda parte de tu exposición: "Si tuviese hijos, además de mandarlos a la escuela a aprender a leer y sumar, intentaría que en casa comprendieran que sin dinero se puede vivir pero sin felicidad, no." porque a este me refería y no como he dicho al empezar mi post a la macroeconomía.

Claro que ni tu ni yo ni nuestros entornos somos causantes de la crisis económicas, claro que el que está en el paro no tiene la culpa de no tener trabajo pero me cansa mucho leer en Twitter, tuits reales como los del domingo sobre la educación que a la vez que son reales son falsos. Mi generación fruto de la LOGSE en los informes PISA queda a la altura del betún pero las bibliotecas son gratuitas y no hay largas colas en ellas. Y eso, no es culpa de la crisis macroeconómica y de empleo. Y que la telebasura sea líder de audiencia tampoco y tu sabes que yo soy la primera que ve y comenta ¿Quien quiere casarse con mi hijo? en eso la culpa es nuestra. No estoy echando balones fuera, que yo soy la primera perezosa, y la primera que ahorra poco y la primera que sueña con nubes rosos de algodón egipcio.

La crisis yo creo, no es sólo económica, de la parte económica no tenemos la culpa pero de la parte social tenemos una parte importante.

Wed* dijo...

Ara, ya sabes que siempre coincidimos. Un placer verte por aqui ;)

Wed* dijo...

Patata me siento emocionada de verte aqui. No lo merezco.

Sinprisa dijo...

Has tocado tantos puntos y tengo tanto que decir, que no sé ni por dónde empezar. Bueno sí, llevándole a la contraria a Pri ;)) Estoy con Wed, que gran parte de la culpa de la crisis la tiene la gente de a pie, y no sñolo los políticos y banqueros. Ente que ha vivido por encima de sus posibilidades en este país hay muchos. Que pedían créditos para IRSE DE VACACIONES! Que el tener “casa en la playa” era casi lo normal!! De ahorrar no hablemos, pero de gastar sí, y mucho.
Que muchos no lo hayamos hecho no quiere decir que una inmensa parte de españoles sí.
La educación es un problema en nuestro país, y seguirá siéndolo mientras no se cambie algo fundamental (y no se trata de temarios ni bilingüismos): hay que premiar a los buenos y castigar a los malos. Y PUNTO. Como siempre ha sido. No puede obtener la misma recompensa el que se esfuerza que el que no lo hace, es maleducado, insulta, no estudia, molesta en clase y es un lastre para el resto. Si el que suspende no puede obtener la misma recompensa (pasar de curso) que el que no.
Siempre he sido buena estudiante, y no sólo porque me gusta saber y aprender de todo, sino porque me gusta sacar buenas notas. Aprender está muy bien, pero si además el profesor me dice que he hecho un trabajo excelente, o lo manda para que lo publiquen, soy la persona más feliz del mundo (seré superficial).
Yo debo ser tonta de remate, porque siempre he tomado los caminos más difíciles, y por elección propia, que tiene delito. Llevo toda la vida estudiando, por obligación a veces y otras porque soy incapaz de estarme quieta y me meto en fregados otras. Pero no soy de esas superwoman que llegan a todo fenomenal, yo llego por los pelos muchas veces, así que no soy un buen ejemplo…. Y veo “quién quiere casarse con mi hijo” mientras leo de política internacional. Polivalente que es una.



PD: Por cierto, el reportaje de la educación en Finlandia lo encontré muy parcial…. No me gustó nada

Sinprisa dijo...

Y en lo que resopecta a los hijos, yo a la mía podría darle más, muchísimo más. Pero me niego. Me horripila ver los cuartos de juegos llenos de toda clase y modelos de muñecas, juegos y disfraces. Tanto tienen que es imposible que juegue con todo.
Bastante tiene con ser hija única, no quiero que además sea caprichosa y consiga todo lo que quiera sólo con pedirlo.


Miss Primark dijo...

Sinpri, la gente de a pie no ha decidido de golpe meterse en ese bucle de gasto y endeudamiento compulsivo.

Ese era el sistema que interesaba para que el modelo que teníamos funcionase. Un consumo desmedido y con crecimiento exponencial.

Como la educación cada vez es más mediocre, resulta facilísimo engañar a la gente y convencerla de que endeudarse hasta las cejas es lo que debe hacer. Si te lo dicen los políticos, los periódicos, la televisión, los bancos y hasta tu madre ¿Qué puede haber de malo?

Pero, no nos engañemos, la crisis no es producto de los ciudadanos que se han hipotecado para comprar su primera vivienda. Es de los bancos que han jugado con nuestro dinero en bolsa y lo han perdido todo. Y de las cajas, que han invertido en construcción y lo han perdido todo.

Y de los políticos, que tenían que haber velado porque esto no ocurriera.


Y con esto no quiero decir que no tengáis razón en lo que decís. No es ni medio normal pedir un crédito para irse de vacaciones o hipotecarse a 40 años en un adosado que no te puedes permitir o en un microapartamento en Benidorm.

Pero cada santo debería aguantar su vela y lo triste es que aquí la vela la aguantamos los que no tenemos culpa de nada, para variar.

Y desde luego yo no me voy a autoinculpar por algo que tiene responsables bien visibles.

Y yo soy la primera en decir pestes de los descerebrados que se han comprado coches cada vez más grandes en competencia con el vecino, eh...

ANDYTOP dijo...

A ver, lo que dice el post en cierto modo es verdad, no hay que darse por aludido nadie porque se habla a un nivel general, habla de la sociedad en general, esta sociedad en la que todos estamos metidos y de la que es casi imposible escapar en el caso de que no estés de acuerdo con ella.
Sí, la crisis económica está ligada a la crisis sociocultural que sufre este país desde hace años, la picaresca española hizo y sigue haciendo mucho daño y más cuando hasta se presume de ello.
Esta sociedad española nos ha engañado y nos ha metido a todos, repito a todos, los trabajadores y los perezosos, los legales y los pillos, en esta situación.
Lo que sí que tengo muy claro es que si la educación y no hablo de tener 3 carreras, si no de la que se da en casa de temas básicos como la honradez, el respeto por los demás y por uno mismo, la integridad,y otras cualidades tan olvidadas en este país la cosa no estaría tan mal, porque no nos hubiéramos dejado engañar tanto.
Y en el caso de los hijos, pienso que la típica frase "quiero que mi hijo tenga todo lo que yo no pude tener" es un gran error y más cuando no enseñas a tu hijo a que valore todo eso antes de dárselo.

En fin hay tantas cosas que decir que me faltaría sitio por eso termino diciendo que aunque nos moleste la idea, las dos crisis están muy relacionadas.

gratis total dijo...

Estoy de acuerdo en todo, y añado: bibliotecas públicas gratis, muchos museos gratis (el Lázaro Galdiano tiene una colección de arte incríel, y nunca hay colas)...pero preferimos los centros comerciales o el Bernabeu (yo soy la primera que compro y voy al futbol, pero no me quedo solo en eso).

Y tb creo que el programa del follonetis es muy sesgado siempre, y que consigue cabrear conciencias todos los domingos y...NADA MÁS. A otra mariposa el lunes. Los españoles solucionamos nuestros problemas en la barra del bar.

xris falagil and friends dijo...

Como me ha gustado y qué bien dicho todo. Cierto, la culpa es de todos, de nuestra forma de pensar de sacar tajada de todo currando lo menos posible.

Soy de las tuyas que les gana la pereza, en eso cuanta razón, a quien veo en todo pereza justamente no tienen ni por asomo.

Me gusta lo que dices y como lo dices.

Bss, xris

Artusual dijo...

Acabo de descubrir tu blog y, por lo poco que he visto, me ha parecido un lugar muy interesante.

Sin embargo, en esta ocasión, no estoy del todo de acuerdo con tus reflexiones.

Aunque soy de la opinión de que todos somos parte responsable de la sociedad en qué vivimos, también creo que somos muchos los que no hemos vivido en absoluto por encima de nuestras posibilidades, y nos esforzamos cada día en sacar lo mejor de nosotros mismos.

He sido una persona muy afortunada, nunca me ha faltado nada y siempre he necesitado poquito. Así que nunca he sido demasiado consumista y nunca he soñado con grandes cosas para ser feliz.

Siempre me costó mucho memorizar datos y concentrarme, por lo que no fui una estudiante modelo. Sin embargo, he sido capaz de aprender todo aquello que me he propuesto. Estudié Bellas Artes, así que, como podrás imaginar, lo hice por aprender algo que me gustaba, no por afan de titulitis ni por creer en un futuro de sueldos de más de 2000€.

No tengo ni idea de qué es eso de "quién se quiere casar con mi hijo", y un día vi lo que era Gandía Shore porque lo estaba viendo mi hermana pequeña y me dieron ganas de cortarme las venas.

Me esfuerzo cada día por aprender cosas que me sean útiles en mi trabajo, e intento siempre ser mejor. Fallo en muchas cosas, eso te lo aseguro, pero no creo yo que por eso tenga que entonar en mea culpa de esta crisis, o me tenga que dejar de indignar porque muchos de nuestros políticos se parezcan más a Al Capone que a alguien de debiera gestionar nuestros impuestos de la mejor manera posible.

He dicho!

... y lo bien que me he quedao?

Bueno, lo dicho, que me ha parecido que este sitio es de esas pequeñas joyitas que se van encontrando por la red.

Un placer ;)

La Biperina Folclórica dijo...

¿Sabes qué pasa? Que en España somos una panda de palurdos, así te lo digo aunque me duela.

Todos los chavales saben quienes son los concursantes de Mujeres, hombres y no se qué aunque no tienen ni idea de quien es Cervantes o Maria Zambrano. Saber eso no es de inteligencia sino de educación, cultura y saber estar. Saber estar... ¡¡Cuánta falta hace eso!!

¿Y sabes lo qué es más grave? Que no les importa, les da igual, a ellos y a sus padres.

Hay crísis económica y de educación, lo uno se une y lo otro a lo demás.

 

Me leen...