Marni en poliéster

Atención noticia: Desde aproximadamente las diez de la mañana de hoy, día 29 de Noviembre de 2011, Marni, es la firma favorita de todo el mundo desde hace años; porque Marni es la nueva colaboración de los Horrores de Moda/Hambre y Miseria mundialmente conocidos como H&M o cómo diría mi amiga Pili Pájaros “Hombre y Mujer”.


Que a mí me gusta Marni, es algo que sabe todo aquel que me lee desde el principio (hay perdidos por el archivo al menos dos entradas), que tengo ropa de las colaboraciones de hambre y Miseria también y que creo que, estas colaboraciones, han alcanzado un nivel de prostitución, que no aportan nada y que, muchas veces encuentras ropa de esa firma AUTÉNTICA por poco más del poliéster de los suecos, no tengo ni que decirlo.



Con Karl y Stella, las colaboraciones tenían un sentido. Ambas colecciones eran creadas específicamente para la cadena sueca y aunque respiraban el estilo del diseñador no eran copias en el peor poliéster a un precio escandaloso. Lo digo porque las vi y toque y con Stella compré. Un abrigo maravilloso de lana hecho en Eslovenia (cómo mucha de la ropa de por ejemplo Chloé), que me costó a penas 100 euros y que sigue en mi armario impecable desde Noviembre de 2005. Tiene el estilo de Stella pero si se busca en style.com no te encuentras con la versión “real” del invierno de 2003 (por ejemplo). Lo mismo ocurrió con Viktor&Rolf, pero Cavalli que es la party (como el Elle de este mes, que merece una entrada a parte por horteras) cambió las reglas del juego y en vez de sacarse de la manda 20 prendas en estampado de leopardo decidió plagiarse a si mismo.

“Si total H&M o Zara sacan clones de mi ropa, me clono yo en el peor poliéster, cuelgo mi etiqueta y vendo como churros” debió pensar y así fue. Se vendió como churros. Se vendió la que más. Todos recordamos a Bibiana Fernández pegándose con otras malenis por un Cavalli de saldillo. Un Cavalli peor Just Cavalli y más caro. Un Cavalli del Pinkie.


El culmen del horror, del histerismo y de todo lo cutre llegó con Lanvin. En el verano del 2005 o 2006, no recuerdo yo muy bien, Elbaz le decía en una entrevista para “El País Semanal Extra Moda” a la gran Eugenia de la Torriente, que él NUNCA, podría hacer una colección low-cost porque para él, los materiales y les petittes mains eran importantísimas y eso una empresa de fast clothes no se lo podía dar. Otoño de 2010: Lanvin loves H&M. Collares de plasticorro del malo, vestidos con tules del Barato a casi 300 euros y zapatos más duros que los pies del demonio y más feos que las novedades del chino a 99. Con un par. Y medio mundo loco.

Meses antes, recuerdo leer por toda la blogosfera un millón de referencias sobre Lanvin a todo el que tenía un teclado y un “blog de moda”. El 90% de todas esas personas conocían Lanvin de oídas. Y ese mismo porcentaje no sabía ni quien era Jean Lanvin, ni que empezó siendo una marca de ropa infantil, ni que una española (Cristina Ortiz) diseñó para la firma antes de la llegada de Elbaz, ni que un retrato de la propia Jean se exhibe en la National Portrait Gallery de Londres, y mucho menos que sus joyas inspiración art-decó son oscuro objeto de deseo por coleccionistas de medio mundo. El marketing funcionó, demasiado bien.


La colaboración de Marni con H&M la hubiera entendido en 2006. Hubiera comprendido a la perfección que una diseñadora como Consuelo Castiglioni (a efectos diseñadora de Marni), conceptual, experimental y al margen de las tendencias creara una cápsula para Horrores de Moda, pero a día de hoy, visto que sólo se hace Best of ¿qué va a aportar Marni? En el imaginario fashionista (horror de palabro) Marni no tiene un icono. Basa sus propuestas en estampados, sus collares y ropa interior se vende bien, pero no existe una referencia, por hacer no hacen ni publicidad. Esto puede hacer volver al antiguo modelo de colaboración a la Karl y Stella o que salga una mamarrachada.

Llegada a este punto, blog obliga, y antes de que llegue el 8 de Marzo de 2012, cómo Marni es el nuevo must y lo más favorito de todos, un poquito de historia para que todo el mundo sepa de donde sale lo nuevo por lo que muere:

- La creadora de Marni, es Consuelo Castiglioni, suiza, casada con el hijo de unos peleteros italianos. Consuelo empezó a trabajar en la empresa Ciwi Furs en el año 1994 con una colección experimental. Ciwi Furs aparte de ser la empresa de la familia Marni, es proveedora de prendas de piel de otras firmas como Prada. En el año 1999 se independizó por completo y comenzó a desfilar en Milán.

- La estética de Marni siempre ha estado basada en el estampado. Si bien durante el primer lustro de los 2000 encontramos estampados más naturales (la mítica colección de 2001 de pájaros o la de 2002 de flores), desde 2005 hasta ahora son estampados más geométricos.

- La colección del verano de 2002 fue la que posicionó y colocó en todas las revistas a Marni, gracias también a que Carrie en un capitulo de “Sexo en Nueva York” sacó un vestido de esa colección.

- Los estampados no se los compran a nadie, los crea el propio equipo creativo por eso, durante dos o tres temporadas, parece que el estampado no cambia o cambia poco, porque son hechos en exclusividad (esto ya lo conté una vez creo).

- En un principio, sobre la pasarela presentaba más “piel” siempre tratándola de una manera muy innovadora y pieles poco convencionales, cómo el canguro, ahora Castiglioni está más alejada de ellas.

- El primer “must” de la firma fueron sus bolsos de tela combinados muy jipis, seguido de los collares y cinturones. Tal han sido el éxito de la firma en este terreno que tienen tiendas de accesorios separadas de las de ropa (en Madrid en el Callejón de Jorge Juan).

- La firma fue una de las primeras en vender desde su página de manera “online” amparada por el grupo Yoox, es por esto que en Yoox, se encuentra mucho Marni y a buen precio que va bajando según avanza la temporada (en las Sample Sales se pueden encontrar piezas a 60 euros y menos) porque venden sus excedentes. Tiene un oulet en Milán y otro en Florencia donde se encuentran autenticas gangas.

- Su mejor publicidad son sus tiendas, diseñadas por el estudio Sybarite, todas en propiedad.

- En Marni han trabajado diseñadores como Paulo Melim Andersson, es más cuando este se hizo con Chloé su paso por Marni se notaba demasiado y la estilista principal de Marni esLucinda Chambers, editora de moda del Vogue británico y su publicidad y comunicación la lleva la mítica Karla Otto.

- Una de las modelos favoritas de Consuelo en la española Marina Pérez.

- Marni tiene además una línea infantil y el año pasado sacó una de vaqueros y una edición especial de sus mejores y más míticas prendas (la mayoría del invierno del 2003, para mí, su mejor colección).

- Desde hace tiempo, The Rug Company vende alfombras de Marni, carísimas.

Marni es cara, pero no excesiva. Online y con paciencia se encuentran buenos precios. No sé a cuanto la venderá H&M, pero si la media, es como la de Lanvin o Versace mi consejo personal es que se guarde el dinero y se vaya en rebajas a la tienda de Jorge Juan donde se podrán comprar piezas auténticas.

Todas las fotos son editos en los que sale ropa de colecciones de Marni desde 2001 a 2005, sacados de su web, muy recomendable.


P.D. Este bolso es un bolso mío de tela de Marni del verano de 2002 comprado en eBay por 40 euros.






16 comentarios:

ELEGANCIA EN VERTICAL dijo...

¡Qué alegría leerte, Wed*!

Me encanta tu "Hambre & Miseria". No podía estar mejor descrito.

Nunca he comprado ni pienso nada de un diseñador para H & M desde qe Karl Lagerfeld se lanzó a la aventura por primera vez y abrió la veda. Comparto totalemnet que son malas copias con una pésima relación calidad-precio yq ue es lamentable cómo rebosan de compradoreas histéricas el día del lanzamiento.

He visto la de Versace en el escaparate y es una auténtica horterada con malos patrones.

Una lástima que diseñadores de prestigio hagan esto.

Un abrazo.

P.D. ¿Jipi?

Diario de la novia dijo...

Qué maravilla de entrada. Esto si es un blog de moda y no de ropa.

Como te dije por twitter, miedo me da el plasticorro malo de los collares de Marni! Viendo los de Lanvin me espero lo peor.

Creo que las colecciones de diseñadores deberían de restringirse a una al año, porque está perdiendo ese punto "especial" que es lo único que aportaban, ya que la calidad de los materiales ya es pésima.


Enhorabuena, un post para enmarcar .

Wed* dijo...

Claro que si, "jipi" castellanizado, como "guisqui" jajajaja. Lo uso mucho, se que está mal pero hay gente que usa "bodil" y tampoco existe... ajajajaj (gracias)

Lo de Versace para mi es ridiculo, pero más Lanvin, de verdad que no tenía nombre.

Un beso

Wed* dijo...

Gracias! tu comentario de los collares de plasticorro me dió que pensar... jajaja. Lo mejor eran las bolsas, preciosas y resistentes y las cajas donde guardaban las zarrias...

ELEGANCIA EN VERTICAL dijo...

Güisqui sí, reconocidompor la RAE.

Lo de bodil suena fatal. ¿Por qué no escribirán nupcial?

adablanes dijo...

BRAVO. No conocía este blog pero tras esta entrada pienso seguirte bien de cerca (y eso que yo al ver el vídeo esta mañana me he enamorado de las sandalias y ya estaba pensando en cuánta cola tendría que hacer para conseguirlas).

Un besazo!

gratis total dijo...

No me convence nada la marca, es un poco opusina fashion, no crees?

Sílvia dijo...

Un placer leerte, Wed. Ya con Lanvin fui a ver que tal y salí al borde del transplante de retina. Viste una serie que se llamaba "Absolutely Fabulous"? pues échale un ojo a los modelitos y te harás una idea. Lo de Bershkache no tiene nombre: esos forros los habían cosido con los ojos vendados¡ Tendría que ser un descrédito para cualquier casa seria presentar semejante despropósito, ya sea en Hambre y Miseria o en Chez Chinoise ...
de Marni ya no espero nada.
Un beso grande, guapa

Di dijo...

A mi me guste más o menos las marcas que colaboran con H&M, que algunas hasta me gusta y mucho, me dan completamente igual lo que saquen porque no deja de ser una prenda de H&M más cara de lo normal. Se pongan como se pongan. Punto.
Eso sí, si a alguien eso le hace feliz, allá cada uno con sus cosas.

Audrey dijo...

Para mi es un "quiero y no puedo" como tu dices, es mejor esperar y guardar el dinero para cuando podamos acceder a los auténticos. Para qué ir luciendo algo de pegatina?

Por otro lado, eres un pozo de sabiduría, niña! Cada vez que nos cuentas la mini.historia de diseñadores flipo más.. olé tú!

Un besazo!

Wed* dijo...

Mis conocimientos no son más que los de leer el Vogue... jaja (gracias)

Ada, a mi también me gustaron esas sandalias, lo cortés no quita lo valiente.

Estoy de acuerdo contigo Di y también con Raquel, desde el 2006 no cambian el patrón y casi ni los estampados, aún así sus collares y sus bolsos me encantan, pero por una prenda de entre 2001 y 2004 ma-to... jajaja

El problema que yo le veo a esto es una logo-mania sin logo, un querer aparentar sin más y se aprovechan de la gente. La ropa de firma es cara, pero ahora gracias al internete, si te esperas... no tanto

Unos besos a todas (Audrey, Silvia, Di, Raquel y Ada) y cupcakes para todas! jaja

Arantza dijo...

me ha gustado tu comentario en hadas y algo más, ;)

Wed* dijo...

Gracias, (creo) no quería sonar presuntuosa y releyendome parece que si...

Leonor de Parma dijo...

Desde mi profunda ignorancia en moda, y como consumidora de ropa y cosas en general, mi opinión es pasar de marcas y comprar piezas de calidad.
Normalmente lo uno lleva a lo otro, y ahí interviene la economia de cada persona.
Resumiendo, para mi prima la calidad frente a la cantidad, la calidad frente a la marca, y mi economia doméstica frena mis instintos básicos.

No me pillan los de H&M, ni con Marni, ni con Versace, ni con nadie.

Carre dijo...

Wed*, te leo y me hago cruces, madredelamorhermoso cuánto sabes de ésto!!!

Miss Carrefour

Lucía Be dijo...

Y alguien se acuerda de las sandalias plastiqueras de aquella terrible colaboración de Jimmy Choo con H&M? A mí todavía me hacen gracia algunos looks de eb con membrete: sandalias de Jimmy Choo pour H&M. No querida, lo que llevas con unas chanclas de los chinos que te han vendido por 120 eurazos.

El fenómeno de las colaboraciones tuvo un sentido moderno, transgresor y fresco al principio. Pero han muerto de éxito, se volvieron locos con las colas desde las seis de la mañana y la cosa ha dejado de tener gracia. Más cuando, como sabiamente apuntas, encuentras prendas reales de esos diseñadores en cualquier outlet a un precio semejante.

A mí de Marni me gusta su estética, pero en el imaginario común la sitúo como algo sosa o aburrida. Quizás me equivoque. Pero no quiero ni oler los collares de polipiel y plasticorro que se avecinan.

Por cierto, en Gijón hay una tienda de ropa chinesca que se llama H&M, Hombre y Mujer. Para que se lo digas a Pili Pájaros!

Un beso

 

Me leen...