CORINNE

Hubo un tiempo, allá por principio de los años 90, donde quedaban cosas por inventar.
Las mujeres vestían poderosas con hombreras, marcando espalda con aspecto fiero suavizado con hairspray y kilos de lápiz rojo. El punk había muerto. Para Bernard Arnault la niña de sus ojos era Lacroix. Anna Wintour terminaba de aterrizar en Vogue. No existían fashionistas pero las niñas con dinero y las mujeres con cuerpo, ansiaban ser putones refinados de Versace. Prada vendía solo bolsos. Galiano y McQueen sufrían novatadas en Saint Martin’s. Madonna no conocía la cábala, bebía y se drogaba a codo con Meisel por todos los rincones de Nueva York. Internet era una utopía. Cada cosa a su tiempo. Cada casa de su dueño. Gucci estaba muerto.
Lo transgresor realmente lo era y allí estaba “The Face” y allí estaba Corinne. Alta, con porte, ex modelo que se pasó al otro lado y que encontró en aquella muchacha desgarbada, su alter ego. Y la convirtió en su musa. Y le sacó las fotos más bellas. Sin maquillaje. Desvestida de falsa inocencia.
Llamó a Melanie que también quedó prendada de aquella insolente imperfección. Rebuscaron en mercadillos ropa opuesta al “Dress for success” y se fueron a una playa del sur de Inglaterra.
Y nació el mito. La leyenda y el resto es historia. Porque aquella tarde nublada de primavera Corinne y Melanie. Corinne Day y Melanie Ward, dieron una vuelta de tuerca a la historia de la moda y crearon la modernidad. Soplaba viento desde Seatle pero ellas, lo respiraron antes que nadie. Y la lente de Corinne la encumbro. Desde una anodina playa hasta el último blog de internet. Porque ella, la niña imperfecta, no es más que un chupóptero que se reinventa reviviendo lo vivido por Corinne, por Marianne e incluso por Courtney. A través de sus mentores, a través de sus amantes, a través de sus amigos. El alter ego de Corinne, la feucha Kate Moss.
Antes de ayer murió.
Descanse en Paz, Corinne Day.












The Face No. 22 July 1990

“THE DAISY AGE”
Fotografa: Corinne Day

Modelo: Kate Moss
Estilista: Melanie Ward
Este es el famoso editorial que encumbró como fotógrafa y que le abrió las porteas de Vogue y de campañas de firmas como Miu Miu a Corinne Day. Y que le abrió las puertas del mundo a Kate Moss. Antes el editorial que Calvin, Sorrenti y Deep. Antes de las drogas y el estilo. Fueron publicadas en “The Face” una revista que, aunque ya muerta (desde 2006) marcó las pautas de todo lo que hoy gusta y la estética de una época. A día de hoy es más inspirador y moderno ojear antiguos editoriales y entrevistas de “The face” que las actuales publicaciones “transgresoras”. Por “The Face” en los noventa pasaron a parte de Corinne, Kate y Melanie: Carine, Testino, Richardson, McQueen, Van Lamsweerde, Teller, Gisele y tantas hoy, celebridades de la moda.

2 comentarios:

Di dijo...

Yo me enteré ayer por facebook y casi de casualidad. Ni un misero comentario en prensa, radio o tele.
Sí, lo sé, llámame ingenua pero yo pensaba que los fotógrafos eran gente que merecía su huequito en cultura o algo así.

País...

calamarin dijo...

hace unos meses, también por casualidad leí que le habían diagnosticado un tumor en la cabeza... pero no pensaba que tan pronto fuera a morir, me ha dado mucha pena... de verdad.

 

Me leen...