MI FINAL


Durante un mes ha estado viniendo a la clínica un chavalín de once años forofo (a muerte) del Madrid. Forofo (a muerte del Madrid) pero anti Raulista.
En una de sus visitas le dije: “Mira, yo he crecido con Raúl, con el mejor Raúl, busca en youtube “Final Copa Intercontinental 99 Gol Raúl” y el próximo día me cuentas que te parece; ese ha sido Raúl antes de que tú tengas conciencia de él”.

Recuerdo aquel partido de aquel Diciembre. Cursaba 2ª de Secundaría y pensaba que era muy mayor. Era muy mayor pero aún no podía salir en el recreo a la calle y me quedaba en el patio siendo “de los mayores del patio”. Las finales Intercontinentales se juegan en Tokio y el desfase horario obligó a escucharlo por el transistor en el recreo y a escondidas en clase.
Clase de sociales, segunda parte, empate a uno y de repente un gran revuelo: Raúl había marcado. Era 1998 y Raúl era incuestionable, Raúl pichichi, Raúl bate marcas, un Nadal de los noventa. Había marcado el que tenía que marcar, el que queríamos que marcará y la Intercontinental era nuestra.




Meses antes, Mayo, una final, LA FINAL. Y otro gol, EL GOL. Pedja Mijatovic corría hacia el banquillo señalando con el dedo a un chaval que llevaba un año “roto”. Álvaro. Hoy Pignois. Ayer una promesa del Madrid, que ni las operaciones en los mejores hospitales del mundo consiguieron recuperarle para mayor gloria del deporte. Porque prometía más para el fútbol que para el cante. Y él lo sabe. Y él lo llora.
De todas las finales y momentos deportivos que he vivido intensamente durante mis veintitrés años de vida, sin duda esta final es la más especial.




Un Madrid séptimo en liga. Los primeros vagos redomados de la historia madridista, cero títulos y un gran ridículo (algo de lo que nadie se acuerda, aquel 98 es el año de la séptima y punto), trajeron de regreso a casa a la orejona. “Te he deseado durante 32 años” rezaba la portada que tengo guardada del Marca, con un Manolo Sanchís de treinta y dos años besando la copa.

Hoy un equipo español juega otra final. El Barça contra el Manchester, diez años después de que este último y alguna figura aún presente, hicieran la “machada” de ganar su segunda en 89 segundos precisamente en el Camp Nou .
No me equivoco colocando el adjetivo español. Estoy más que cansada de que políticos de ambos lados utilicen el deporte como arma. El Barcelona, como el Madrid, tienen seguidores por todo el territorio, que lo son tanto y con la misma pasión que los autóctonos. Seguidores plurales de diferentes ideologías, confesiones o aconfesiones. Pero este es un jardín que paso de regar.


A mi se me plantea un problema. Internacionalmente hablando, yo siempre con lo patrio, ya sea en bádminton o en tiro al plato. Me meto mucho y lo vivo. Y si el Sevilla llega a la final de la UEFA. Yo sevillista a morir. Y si lo hace el Betis, más que igual.




El pasado año cuando nombraron a Guardiola entrenador del Barça, muchos criticaron su falta de experiencia. Yo he sido muy de Guardiola toda la vida. Porque Guardiola es muy majo. Y Guardiola se fue del Barça cuando era jugador un poco por la puerta de atrás a Italia y México, lleno de críticas. El “manta” Raúl es el nuevo Guardiola.
Me alegré mucho de su nombramiento y recuerdo haberle comentando a mi padre: “Ojala este experimento salga bien, para demostrar que la fabrica, lo de dentro siempre es mejor que lo de fuera, porque no hay nada mejor que el amor irracional por tus colores para ganar” (a todo esto reivindico como entrenador del Madrid a MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ “MICHEL”)




Y les ha salido bien. Muy bien. Y yo me alegro. Pero es aquí donde se plantea mi dilema moral. Blanca de corazón, de alma de espíritu y convención; en lo bueno y en lo malo, perdónenme que les diga que no puedo ir hoy con el Barça. No por anti nada, ni porque no considere que hoy no me representa. Es simplemente porque, discúlpenme que les diga, no puedo decirle en un futuro a mis hijos que yo vi ganar un triplete a Barcelona.


A la semana siguiente, volvió mi madridista y me dijo que no sólo había visto ese “golazo” (textualmente) sino que había buscado otros, y que tenía razón que Raúl era muy grande.
Yo añado tan grande como lo fue y lo es Guardiola.



CREDITS:
Editorial: “The A Team” por Michael Jansson Vogue USA Marzo 07. Daria y Cristiano Ronaldo, entre goles y portadas históricas.
- Gol Raúl final Copa Intercontinental 1998
- Gol Mijatovic Final Champios 1998
- Portada del Marca Final Champios 1998
- Gol Koeman Final Champions 1992

9 comentarios:

laratitapresumida dijo...

Yo, que soy antifutbol, me he leído el post enterito y te aseguro que eso tiene mucho mérito.
Evidentemente, no veré el partido esta noche (es esta noche, no?), pero me alegraré si gana un equipo español.
Eso sí, si tuviera que elegir un equipo, sería el madrid, claro.
Besos.

Holly Golightly dijo...

Ni antifutbol ni pro.

Pero también me lo he leído entero.

mario dijo...

sin duda hoy hay partidazo aunque esta vez el barça lo tiene muy difícil.Por cierto no me había fijado que el chico de las fotos era cristiano.Me he pasado toda la mañana cocinando pq cumplo un año en el blog :) , ponte guapa.dW!

Vitote dijo...

Raúl era grande, su principal problema y virtud siempre ha sido que ha tenido un ego muy grande dentro del vestuario, cosa que pagó durante el primer advenimiento del anticristo( Florentino) al Bernabéu.

Yo por primera vez en mi vida apoyo al Barça en una final, porque quiero poder decirle un día a mi hijo que un señor demostró que con trabajo, dedicación y sobretodo humildad se puede llegar muy lejos.

Además de porque odio a Ferguson, los equipos echos a base de puro talonario y a Cristiano Ronaldo, por cómo trató al Sporting de Lisboa y por lo engreído que es.

No reivindiques a Míchel por favor que es un analfabeto, si quieres reivindicar algo local y con sentido reivindica a Víctor Fernández, a Benítez o a Vicente Del Bosque pero Míchel es un inútil enchufado. Hundió al Castilla en 2ªB con lo que les había costado volver y eso no tiene perdón de Dios.

Tranquila, que al menos no quiero que marque Eto´o...

A cuidarse

Shopaholic dijo...

Oh! yo tambien recuerdo esa final, mira que el futbol ni me va ni me viene, pero eso lo vivi como nunca. Jajaja y tambien me recuerdo en el patio del colegio escuchando el partido!

Un beso!

pd. que se me había olvidado, muchas gracias por acordarte de mi en el meme, pero yo ya lo hice hace un mes mas o menos...!

Di dijo...

Yo ni antifutbol, ni antiraul, ni antinada. ProGuardiola de toda la vida, que no ha habido futbolista más estiloso, guapo y señor. Ea.

Ald0rad0 dijo...

Y que gana el Barza....

Me encantó el post aunque yo soy totalmente antifutbol. Y también lo leí de pe a pa.

Beso enorme

Wednesday dijo...

MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS ANTI FUTBOL QUE LO HABEIS LEIDO... NO HE CONTESTADO HASTA HOY PORQUE ESTABA "RECUPERANDOME" (jeje)

besos

isa dijo...

Acabo de descubrir tu blog, todo por un post de HORTERADAS( por cierto, a mi también me sigue gustando el discO SPICE!jajajajaj) y he dado después con este...Madre mía, cuántos recuerdos me has traido!!! precisamente porque yo recuerdo igual que tú la Intercontinental, también en 2º ESO, pues comparto tus 23 años,y el transistor en la oreja escondido el cable a través del jersey del uniforme...qué momentos! y la SéPTIMA...me has traido unso recuerdos geniales, de una época, no solo madridista, sino escolar...GRACIAS por eso!
Besos!

 

Me leen...